El presidente de Italia advierte al Gobierno del riesgo en la sostenibilidad de la deuda

El gobernador Ignazio Visco también critica el aumento del déficit público

Di Maio asegura que Italia no saldrá del euro y que los Presupuestos devuelven derechos sociales

Sergio Mattarella, presidente de la República italiana
Sergio Mattarella, presidente de la República italiana Reuters

El presidente de Italia Sergio Mattarella y el gobernador del banco central, Ignazio Visco, advirtieron hoy que la deuda del país debe seguir siendo sostenible después de que el gobierno anunciara un aumento significativo del déficit público para 2019. p

A última hora del jueves, los partidos gobernantes -formados por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga- propusieron un déficit del 2,4%, tres veces el objetivo de la administración anterior y que el ministro de Economía Giovanni Tria aspiraba a conservar.

El anuncio sacudió a los mercados en la jornada del viernes, con una fuerte subida de la prima de riesgo italiana y una oleada de ventas en bonos y acciones bancarias del país que también se contagió a la banca española. La decisión del Gobierno italiano es también un desafío a la Comisión Europea, que vigila el cumplimiento de las reglas fiscales de la UE.

El presidente Sergio Mattarella, al dirigirse a un grupo en el palacio presidencial por el 70 aniversario de la constitución, señaló que la ley de fundación del Estado requiere "presupuestos equilibrados y la sostenibilidad de la deuda". "Esto es para proteger los ahorros de nuestros conciudadanos", dijo.

Un poco más tarde, en una conferencia en el centro de Italia, el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, recordó que la deuda del país es la mayor entre los grandes países europeos, solo inferior a la de Grecia dentro de la UE y recordó que no se debe permitir que aumente más allá del 131% del PIB actual. "Italia necesita favorecer la inversión pública y privada y contener y reducir la deuda pública", dijo Visco, según la agencia de noticias estatal Ansa. La deuda debe ser "puesta en un camino descendente", agregó.

Matteo Salvini, líder de la Liga y también viceprimer ministro, respondió a Mattarella diciendo que años de austeridad impuesta por Bruselas habían aumentado la deuda. "Manténganse tranquilos, señor presidente", dijo Salvini en un comunicado. "Años de presupuestos impuestos por Europa han hecho explotar nuestra deuda pública ... finalmente estamos cambiando el rumbo y apostando por el futuro y el crecimiento".

Antes, antes de que hablaran Mattarella o Visco, Di Maio dijo que el presupuesto "reembolsaría a la gente por el robo del pasado", aunque agregó que la intención del gobierno no era desafiar a la UE o los mercados financieros.  También rechazó en una entrevista televisiva una salida del euro. "No saldremos del euro. He visto varios analistas que decían que (la subida al 2,4 %) era una excusa para salir del Europa y del euro, pero nosotros hemos elaborado unos Presupuestos del pueblo que por primera vez devuelve los derechos sociales que habían sido destrozados", explicó di Maio.

Los partidos gobernantes presionaron al ministro de Economía, Giovanni Tria, que es un economista no afiliado con ninguno de los dos grupos, para que apruebe sus planes de aumentar el gasto deficitario. Los medios italianos dijeron que Mattarella había respaldado el esfuerzo fallido de Tria para mantener el objetivo de déficit por debajo del 2% del PIB. El presidente y el banquero central no tienen un papel directo en la elaboración de la política económica.

El presidente de 77 años puede rechazar una ley y devolverla al parlamento, pero solo puede hacerlo una vez. 

Normas