Moody's considera positiva la venta del 9,36% de Repsol por CaixaBank

La agencia de calificaciones considera que el banco reduce su riesgo de mercado con la venta de su participación en la petrolera

Además, reduce el capital que la entidad destina a la cartera industrial

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank Getty Images

La operación anunciada el jueves pasado por CaixaBank en la que comunicaba que iniciaba la venta del 9,36% del capital que poseía en Repsol, es positiva, según apunta la agencia de calificación Moody’s Investor Service. La agencia mantiene que pese a que la entidad de origen catalán se apuntará unas pérdidas de 450 millones en el tercer trimestre de este año por esta operación elimina el riesgo de mercado inherente a esta inversión de capital y los activos ponderados por riesgo del banco disminuirán, lo que resulta en un efecto neutral en las métricas de capital regulatorio del banco.

María Cabanyes, vicepresidenta senior de Moody’s espera, de hecho, que el efecto sea "ampliamente neutral” desde el punto de vista crediticio para la solvencia regulatoria del banco una vez que se complete el programa de venta, debido a que los activos ponderados por riesgo del banco disminuirán, sin provocar cambios en su capital Tier 1 fully loaded.

Según el informe sobre el impacto crediticio que la operación tendrá en CaixaBank, esta participación representaba alrededor del 11% de su capital regulatorio a fines de 2017. Los cambios en el precio de las acciones de Repsol no tuvieron un efecto visible en los ratios de capital regulatorio del banco o en su capacidad de ganancia recurrente, debido a su consolidación por el método de la participación.

Sin embargo, el riesgo de mercado de Repsol ha afectado a la solvencia de CaixaBank en los últimos años, según Moody’s, porque los precios de mercado desfavorables acumularon pérdidas de capital no realizadas de 1.600 millones en 2015, cerca de 930 millones en 2016 y 534 millones al cierre de 2017.

La salida del capital de Repsol implica para la entidad presidida por Jordi Gual la liquidación anticipada de dos equity swaps por el 4,61% de las acciones a finales de este mes y un programa de ventas para la participación restante del 4,75% que comenzará inmediatamente y concluirá a finales del primer trimestre de 2019.

Moody’s remarca también que la operación anunciada el pasado jueves excede el objetivo del plan estratégico 2015-2018 de CaixaBank de reducir el capital asignado a su cartera de inversiones de capital por debajo del 10%.

Normas