Baptiste Beau: “Tiene que haber un vínculo entre belleza y felicidad”

Defiende el empoderamiento femenino como uno de los valores de la marca

Acaban de lanzar un programa para combatir el analfabetismo

Lancôme

El pasado 8 de septiembre se celebró el Día Internacional del Analfabetismo, un problema que en España afecta a 656.000 personas, dos tercios de los cuales son mujeres. Por este motivo, Lancôme ha lanzado en España, en colaboración con la ONG Plan Internacional, el programa Write Her Future, que tratará de combatir el analfabetismo funcional en mujeres jóvenes. El director general de la firma cosmética en España, Baptiste Beau (1981, París, Francia) abandera una causa que ve estrechamente ligada a los valores de Lancôme, entre los que destaca el empoderamiento femenino y la autenticidad.

¿Cómo nació la idea del programa Write Her Future?

Nace porque hay una voluntad por parte de Lancôme de tener un impacto social y tenía que ser algo en línea con los valores de la marca. Además, cuando hablamos de analfabetismo, mucha gente piensa en países en vías de desarrollo, pero no es solo un problema de esas zonas. Así, hemos advertido que había una realidad que era invisible detrás, que no era solo el analfabetismo, que afecta a 650.000 personas en España, de las cuales dos tercios son mujeres, sino que además, sin ninguna cifra, existía el problema del analfabetismo funcional, y es ahí donde hemos visto que podíamos hacer algo.

¿Por qué les preocupa precisamente esta cuestión?

Los valores de Lancôme son el empoderamiento de la mujer, la autenticidad y el positivismo. Y pensamos que el analfabetismo es la raíz de muchos otros temas que se resumen en que no pueden elegir su camino porque les faltan unas bases. Cuando hablamos de que no pueden elegir su camino, hablamos también del camino laboral, pero no solo. También nos preocupa el impacto que pueda tener en el día a día, lo que está 100% vinculado con el empoderamiento femenino.

¿Y cómo va a ayudar Lancôme en esta causa?

Primero, acompañando y financiando este proyecto en el que estamos trabajando con Plan Internacional. Esto es solo el inicio, claramente aún no estamos desvelando todo, pero vamos a trabajar en muchas más posibilidades para desarrollar juntos. Tengo un equipo muy involucrado y estamos hablando de muchos proyectos que podrían surgir a lo largo de estos tres años.

¿Tienen las marcas de cosmética femenina una responsabilidad especial para tratar de reducir la brecha de género?

Sí, por eso desde Lancôme tratamos de comunicar cada vez más nuestros valores de marca. Siempre queremos transmitir que no solo queremos que las mujeres se sientan bellas, sino que también queremos acompañarlas y ayudarlas en su búsqueda de la realización personal. Por eso sí creo que tenemos un compromiso y que, como marca líder en el mercado, tenemos que tratar de tener un impacto sobre este tipo de cuestiones. Aunque todos tenemos que tener el tema de la educación encima de la mesa para aportar nuestro propio granito de arena.

¿Se considera feminista?

Es una pregunta muy complicada porque primero tendríamos que pasar horas y horas definiendo lo que es el feminismo. Me considero como alguien que claramente quiere luchar contra las desigualdades y cuando vemos las cifras, yo soy alguien muy de números, que muestran que dos tercios de las personas que tienen este problema de analfabetismo en España son mujeres, veo que es un tema importante. No sé si hay que llamarlo feminismo, creo que hay que buscar la igualdad. Por eso digo que depende de la definición que se ponga detrás, pero sí, hoy en día, hay una cuestión muy importante que es la brecha existente entre hombres y mujeres. Y es nuestro compromiso, el mío como director general de la marca, pero también como persona y como padre, trabajar en este sentido.

¿Demandan cada vez más los consumidores que las marcas se impliquen en cuestiones sociales?

Te diría que sí, porque a mí, como consumidor, me parece cada vez más importante tener una conexión con marcas que sean auténticas. No hay nada peor que algo que no está bien hecho y parece falso. Así que sí, creo que las marcas hoy en día tenemos el derecho y también el deber de trabajar en este tema del impacto social. Los consumidores están cada vez más informados, y sobre todo, lo que quieren es gente responsable en el sentido de que cada uno tiene que trabajar su impacto social y medioambiental en el mundo.

Con frecuencia, la cosmética es vista como algo superficial, ¿son este tipo de iniciativas una manera de humanizarla?

Hay gente que dice que la cosmética puede ser superficial, pero yo te diré que en Lancôme trabajamos cada día más en la autenticidad. Y no es un valor que nos inventáramos ayer por la tarde, sino que hemos trabajado en esta cuestión del vínculo que tiene que haber entre belleza y felicidad desde siempre. No me refiero a felicidad entendida solo como una sonrisa, sino como autoestima y realización personal. Hay una frase muy conocida del fundador de Lancôme, Armand Petitjean, que decía: “Yo quiero que las mujeres vengan a Lancôme para estar guapas y salgan estando más felices”.

¿Ha cambiado también la relación de los hombres con la cosmética?

Sí, porque gracias a que se ha trabajado en este tema de la igualdad de género, cada uno tiene la posibilidad de usar productos para realzar su autoestima. Por ejemplo, ahora cada vez hay más hombres que utilizan tratamientos para el rostro, y eso también se está desarrollando con cifras detrás.

Normas