X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Las dudas del Congreso de EE UU sobre su política de seguridad penalizan a Twitter y Facebook

Trump les ha acusado de interferir en las elecciones de noviembre

Ambas empresas reconocen que fueron demasiado lentas en responder a los ataques rusos

AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha cargado contra las redes sociales como Facebook y Twitter. Trump les ha acusado de interferir en las elecciones que se celebrarán el próximo 6 de noviembre. "Creo que ya lo están haciendo", ha asegurado en una entrevista.

Las críticas del inquilino de la Casa Blanca llegan el mismo día en el que el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, y la jefa de operaciones de Facebook,Sheryl Sandberg, comparecen ante el Congreso y el Senado de EE UU por el "fallo" en combatir los intentos de injerencia en la política noerteamericana.

Algo que ha provocado que Twitter se deje un 6% en Bolsa y Facebook un 2,33%. Snap, matriz de Sanpchat, también se contagia y pierde un 4,53%.

Sandberg y Dorsey defendieron sus esfuerzos ante el Comité de Inteligencia  del Senado estadounidense, casi un año después de que sus empresas  corroboraran ante la misma comisión que Rusia usó cuentas de sus redes para difundir mensajes políticos divisorios con objeto de influir en las elecciones  presidenciales de 2016.

En su aparición ante el Congreso, Sandberg reconoció hoy que la respuesta  de Facebook a la campaña de desinformación rusa, confirmada por los servicios  de inteligencia estadounidenses, fue demasiado lenta. "Fuimos demasiado lentos para detectar esto y demasiado lentos para  actuar", dijo Sandberg en su declaración de apertura.

"Eso es culpa nuestra. Esta interferencia fue completamente inaceptable,  violó los valores de nuestra empresa y del país que amamos", reiteró.  Sandberg destacó los intensos esfuerzos de seguridad que la red social  ha lanzado desde los comicios presidenciales de 2016, y subrayó que Facebook  está decidido a combatir cualquier esfuerzo futuro de interferencia.

Destacó que la prioridad de Facebook es identificar y cerrar cuentas  falsas e hizo hincapié en los esfuerzos de la compañía contra las noticias  falsas y para aumentar la transparencia en la publicidad.  "Estos pasos no detendrán a todos los que intenten jugar con el sistema,  pero lo harán mucho más difícil", indicó Sandberg.

Por su parte, Dorsey confesó ante los legisladores que en Twitter  no estaban "preparados" ni "equipados" para "la inmensidad de problemas"  que han "reconocido".  "El abuso, el hostigamiento, los ejércitos de troles (boicoteadores),  la propaganda a través de robots y la coordinación humana, las campañas  de desinformación y las burbujas divisorias: esa no es una plaza pública  saludable", consideró el director de Twitter.

"Los cambios requeridos no serán rápidos ni fáciles", continuó, al  tiempo que se comprometió a lograr las modificaciones necesarias para  proteger a los usuarios. Y es que los legisladores no solo se centraron en la interferencia  extranjera a través de las redes sociales, sino que también quisieron  saber cómo esas compañías planean luchar contra la proliferación de vídeos  falsos, la necesidad de aumentar la protección de la privacidad o la  piratería, entre otros.

En abril pasado, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg,  se enfrentó a las preguntas de los legisladores, aunque en esa ocasión  estuvieron vinculadas con el escándalo de Cambridge Analytica, una consultora  política que accedió indebidamente a 87 millones de cuentas de usuarios  de esa red.

Las medidas que los gigantes tecnológicos están tomando para combatir  la desinformación también se han encontrado con opositores, como Alex  Jones, el fundador de la página ultraconservadora InfoWars que fue vetada  por las dos empresas por violar sus reglas de acoso.

Jones acudió a la audiencia al Senado, y a la salida se enfrentó  a algunos senadores, como Marco Rubio, ante quienes denunció que las  medidas de las compañías tecnológicas se están usando contra los usuarios  de derecha.

En esa misma línea se pronunció la semana pasada el propio presidente  estadounidense, Donald Trump, quien recalcó que "Google y otras (plataformas)  están suprimiendo voces de conservadores y escondiendo información y  noticias positivas", algo que insinuó que puede ser "ilegal".

"Creo que Google se está aprovechando de mucha gente. Creo que es  algo muy serio, algo muy serio. Creo que lo que están haciendo Google  y otros, si miras lo que está pasando con Facebook, más les vale tener  cuidado, porque no pueden hacer eso con la gente", avisó Trump entonces.

Precisamente hoy y tras la audiencia celebrada en el Senado, el  Departamento de Justicia anunció en un comunicado que el fiscal general de EE.UU. Jeff Sessions, se reunirá con los fiscales estatales del país a final  de este mes para analizar si las empresas tecnológicas pueden estar "ahogando  intencionalmente el libre intercambio de ideas".