X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

López Obrador redobla la presión contra la mayor obra de FCC y Acciona en América

El presidente promueve una consulta popular sobre el aeropuerto de Ciudad de México

Las constructoras españolas ejecutan el contrato principal

El presidente de México, Andres Manuel Lopez Obrador.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha pasado de las amenazas a los hechos en lo que respecta a la mayor infraestructura en construcción en el país, el nuevo aeropuerto internacional Ciudad de México. Desde su conocida posición contraria a la obra, quizás la más emblemática para las españolas FCC y Acciona en estos momentos en América, busca ahora argumentos para frenarla o, como mínimo, replantear el proyecto.

El mandatario mexicano, que se ha presentado como defensor de la austeridad y “combatiente de la corrupción y los gastos suntuarios”, duda de la transparencia en la adjudicación de los múltiples lotes en que fue dividida la ejecución del aeropuerto diseñado por Norman Foster. Y, ante todo, opina que se trata de una obra faraónica que resta atención a otras prioridades del país. En este marco de incertidumbre para una infraestructura presupuestada en unos 12.000 millones de euros, López Obrador ha pedido informes al colectivo local de ingenieros sobre la viabilidad técnica de este nuevo aeropuerto y alternativas para ampliar la capacidad aérea en Ciudad de México. También ha involucrado a la opinión pública en un referéndum sobre el proyecto que debería celebrarse antes de que finalice octubre.

El Nuevo Aeropuerto Internacional Ciudad de México fue la iniciativa estrella de la Administración de Enrique Peña Nieto. Su financiación, licitación y arranque superó la crisis económica derivada de la caída del petróleo y decenas de empresas avanzan en los trabajos de construcción del que está llamado a convertirse en el segundo mayor aeropuerto del mundo.

La nueva Administración baraja cambiar el proyecto por el de la ampliación del aeropuerto militar de Santa Lucía

Fuentes cercanas a las constructoras explican que, por el momento, su exposición es limitada al tratarse de una obra que no financian y encontrarse aún en sus primeras fases. Con todo, FCC y Acciona tendrían por cobrar entre 70 y 80 millones. El impacto de una paralización, eso sí, mermaría notablemente la cartera de obra de ambas.

Las constructoras de Carlos Slim y de la familia Entrecanales formaron parte del consorcio ganador del principal lote de construcción, con 84.400 millones de pesos (3.720 millones de euros al cambio actual) por levantar la terminal.

Más allá del avance del espectacular edificio terminal, la infraestructura tiene en fase avanzada la ejecución de dos pistas y de la torre de control, pese a lo que López Obrador contempla la opción de parar y ampliar la base militar de Santa Lucía con dos pistas y una terminal para vuelos internacionales. Un plan que dejaría el actual aeropuerto internacional Benito Juárez para el tráfico doméstico.

El Ejecutivo mexicano también baraja la posibilidad de que la conclusión de las obras del aeropuerto sean financiadas por capital privado. En cualquiera de los casos, el sector constructor está atento a México, y la resolución de esta polémica, para decidir sobre la exposición a un mercado que se antojaba atractivo a la luz del plan de infraestructuras que apadrinó Peña Nieto.

Un megaproyecto al 30% de ejecución

Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), promotor de la infraestructura, estima que tanto la obra como la financiación del aeropuerto en el Lago de Texcoco están en un grado de ejecución medio del 30%.

La propuesta de Slim. El empresario Carlos Slim tiene a Carso y a FCC en el consorcio constructor de la nueva infraestructura. Si el problema es el precio, el magnate apunta que podría abaratarse en más de 10.000 millones de pesos (unos 450 millones de euros) con el uso de materiales producidos en México.