X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El número de inversores en fondos empieza a bajar tras seis años de subidas

Dos de los catalizadores del mercado empiezan a agotarse

Hay 11,3 millones de cuentas en instituciones de inversión colectiva

La venta de fondos de inversión en España ha vivido un boom sin precedentes. En los años más oscuros de la crisis, el patrimonio total en instituciones de inversión colectiva cayó hasta los 200.000 millones de euros (año 2010). Ahora roza los 500.000 millones de euros. El número de inversores se ha duplicado desde mínimos, pero en los dos últimos meses ha caído, alentando el debate de si este mercado está dando síntomas de agotamiento.

El número de cuentas partícipes en fondos de inversión cerró agosto en 11.318.000 unidades. Son casi 200.000 cuentas menos que el máximo histórico alcanzado el pasado mes de junio.

Hay que tener presente que una cuenta partícipe no equivale exactamente a un inversor en fondos. La cuenta refleja la participación de una persona en un determinado vehículo de inversión, pero es habitual que quienes invierten en fondos tengan varios vehículos. Así que hay más cuentas partícipes que inversores en fondos.

En 2012, el número de cuentas partícipes cayó por debajo de 4,5 millones, y durante los años de expansión económica ha crecido de forma vertiginosa.

“La estadística también está condicionada por la proliferación de los contratos de gestión discrecional de carteras”, explica José Luis Manrique, director de estudios de Inverco, la asociación de las gestoras de fondos de inversión.

Este experto se refiere a un tipo de servicio financiero que consiste en que el inversor delega la gestión de su patrimonio a un tercero. La forma de invertir se suele materializar en la configuración de una cartera de fondos, de entre cinco y 12 vehículos.

La gestora de fondos CaixaBank Asset Management, líder del sector, ha fomentado entre sus clientes que pasen de tener fondos perfilados (un solo vehículo que a su vez invierte en otros fondos de inversión) a contratos de gestión de carteras. Por lo tanto, con una composición de las inversiones similar, un particular puede pasar de tener una sola cuenta partícipe a tener ocho.

Este fenómeno explica parte del auge de cuentas partícipes. “También puede explicar las correcciones de julio y agosto, en caso de que una cartera modelo de fondos haya bajado el número de vehículos”, apunta Elisa Rincón, directora general de Inverco.

En cualquier caso, la llegada de nuevos inversores a fondos empieza a resultar cada vez más difícil, ya que dos de los catalizadores para la captación de dinero nuevo empiezan a agotarse. Por un lado, los bajos tipos de interés han provocado que parte de los ahorros en depósitos se hayan trasladado a fondos. Sin embargo, los tipos cero también se han traslado a los vehículos de inversión, por lo que los fondos más conservadores presentan rendimientos negativos. Ya no tiene ningún atractivo salir de un depósito hacia un fondo.

Además, parte del tirón de los fondos de inversión se ha debido al buen comportamiento de los mercados de bonos y acciones en los últimos cinco años. Los fondos de Bolsa española han rentado de media un 9% anual entre 2012 y 2017, los de Bolsa internacional casi un 10%, y los de renta fija a largo plazo un 2,53%. Pero el tirón de los mercados financieros, impulsado en buena medida por las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales, empieza a llegar a su fin, de acuerdo con la mayor parte de inversores profesionales.