X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Seat augura un año récord de ventas pese a la nueva norma de emisiones

Prevé que dejará de producir 10.000 coches en el último trimestre

Los modelos más afectados serán el Ibiza, el Arona y el León

Luca Di Meo, presidente de Seat

Seat se muestra confiada en que la nueva norma para medir las emisiones de los vehículos nuevos, en vigor desde el pasado 1 de septiembre, tendrá un impacto limitado en su actividad y en su cadena de producción. En una carta dirigida a la plantilla a la que tuvo acceso Europa Press, el presidente de Seat, Luca de Meo, recalca que la compañía confía en cerrar un año récord de ventas y así sortear el impacto en las planificaciones de fábrica como consecuencia de la nueva normativa de homologación (WLTP, por sus siglas en inglés).

La compañía automovilística ya cerró el primer semestre del año con un beneficio récord de 212 millones de euros, lo que supuso un incremento del 62,7% respecto a los 130 millones alcanzados en el mismo periodo de 2017. De Meo destaca a los empleados los buenos datos cosechados por Seat entre enero y junio de 2018, con la comercialización de 342.700 vehículos, un 20,1% más respecto al mismo periodo del año anterior

En la carta, el presidente de Seat confirma que entre septiembre y diciembre las restricciones provocarán la pérdida de más de 10.000 coches y otras tantas cajas de cambio, con un mayor impacto en los modelos Ibiza y Arona y, en menor medida, en el León. En este escenario, el presidente de la automovilística enfatiza que, gracias al convenio colectivo, se podrán aplicar medidas de flexibilidad que “minimizarán la repercusión en el día a día de la fábrica” y reclama a la plantilla confianza en la dirección.

Unas medidas de flexibilidad que ya ha tenido que aplicar Volkswagen en su fábrica de Landaben (Navarra), con la presentación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) entre los días 3 y 12 de septiembre. La firma justificó que tenía que parar la producción debido a la falta de motores homologados con la nueva normativa de emisiones. En este sentido, De Meo corrobora a la plantilla que el grupo Volkswagen está sufriendo retrasos en el suministro de propulsores a todas las marcas del consorcio, habiendo de homologar más de 260 variantes de motor/transmisión en poco tiempo, provocando falta de disponibilidad de determinados motores.

No obstante recuerda que la situación en el futuro no depende por completo de Seat, ya que está sujeta a disponibilidad y criterio de reparto de motores dentro del grupo. “Esto nos obliga a revisar frecuentemente las planificaciones que se establecieron, teniendo una repercusión inmediata sobre la producción en las fábricas de Martorell, Barcelona y Componentes”, afirma De Meo. También asegura que la normativa va a seguir evolucionado y anticipa que la marca se podría volver a encontrar otra situación en la que deba replantearse de nuevo la planificación.