X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Todos ganan con la prórroga comercial EE UU-México-Canadá

La amenaza de Trump de hacer un trato solo con Peña Nieto suena hueca

Un camión que se dirige hacia Canadá, en Detroit (Michigan, EE UU).

Todos ganan retrasando un Tratado de Libre Comercio para América del Norte renovado. Canadá y EE UU seguirán hablando pese a no cumplir con la fecha límite del viernes pasado. Los negociadores tendrán que actuar rápidamente antes de que entre el próximo presidente mexicano. Pero es más importante lograr un acuerdo que todas las partes puedan defender.

El ambiente era tenso: el presidente de EE UU, Donald Trump, reconoció haber dicho que no iba a hacer ninguna concesión a su vecino del norte. Washing­ton ya había excluido a los canadienses de las conversaciones durante semanas mientras negociaba con México. Y Trump había elogiado un acuerdo entre EE UU y México sobre ciertas disposiciones y amenazó con aplicar aranceles a Canadá si no capitulaba al final de la semana.

Ottawa y Washington también parecían estar muy distantes en ciertos temas. Trump ha atacado los aranceles canadienses de hasta el 270% sobre productos lácteos. Canadá se opone a la reclamación de EE UU de que se eliminen los paneles de disputa antidumping.

Por eso es alentador que continúen las negociaciones. La fecha del viernes se fijó debido al período de notificación de 90 días que necesita el Congreso de EE UU antes de que se pueda cerrar un acuerdo. Cumplirlo permitiría al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, firmar el pacto antes de que termine su mandato a finales de noviembre.

Pero las partes tienen cierto margen de maniobra porque el texto del acuerdo no tiene que publicarse hasta finales de septiembre. Y la amenaza de Trump de hacer un trato solo con México suena hueca porque el Congreso ha indicado que rechazaría un acuerdo bilateral.

Si no cumplen con la fecha límite, el tratado podría estar sujeto a nuevas demandas por parte de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, que ha dicho que está a favor de renovar el pacto, pero es un nacionalista económico que podría plantear nuevas cuestiones. Para los tres países, mantener un acuerdo trilateral es clave para las cadenas de suministro, la logística de la producción y las ventas agrícolas. Vale la pena esperar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.