X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Nestlé y Coca-Cola lanzan una apuesta millonaria por ser los reyes del café

Ambas apuestan por un producto que bate récords de consumo

Lo hacen a través de dos marcas muy implantadas en un lugar clave: China

Dos de los gigantes de la alimentación y las bebidas han apostado, casi a la vez, por una de las bebidas más antiguas que se conocen: el café. Por un lado Nestlé, que venderá productos de Star­bucks fuera de sus cafeterías tras pagar 6.000 millones de euros; y Coca-Cola, que se ha hecho con la cadena Costa Coffee a cambio de 5.000 millones.

En total, 11.000 millones de euros invertidos en una bebida tradicional, pero cuyo recorrido todavía no ha tocado techo. Así lo subrayó el consejero delegado de Coca-Cola, James Quincy: “El café es una de las categorías que más rápidamente crece en el mundo, ofrece diferentes formatos y nos ayuda a introducirnos en las bebidas calientes”. Motivos de peso para una compañía que quiere ser un productor total de bebidas.

En el caso de Nestlé, su apuesta por el café es conocida a través de Nescafé o Nespresso. Esta categoría generó unos 18.000 millones de facturación al grupo en 2017, un 3% más que un año antes y el 22% de todo el negocio del grupo. El escenario ideal para incorporar una marca como Starbucks, presente en 77 mercados.

Las oportunidades para Nestlé y Coca-Cola son diversas, empezando por la propia demanda mundial de café. Las estadísticas de la Organización Internacional del Café (OIC), que agrupa a los países productores, refleja cómo la producción de este producto ha escalado un 50% en los últimos 15 años. Para este año se prevé mejorar en más de un 7% las cifras del anterior, alcanzando otra cifra récord de 171,2 millones de bolsas de café de 60 kilos, la unidad de medida del sector. Estos aumentos han ido de la mano de un mayor consumo. Para este año se espera alcanzar los 163,2 millones de unidades de bolsas de 60 kilos, un 11% por encima de hace seis años.

 “Es evidente la atracción del sector del café en los últimos tiempos”, señala Carlos Peregrina, socio responsable del sector consumo en KPMG en España. Por ejemplo, Starbucks tenía en el año 2000 unas 2.600 cafeterías, y hoy son más de 28.000 en 77 países. Costa ha pasado de 1.000 puntos de venta a 4.000 en diez años, llegando a 32 países.

El consumo sigue al alza en los mercados tradicionales, pero la gran oportunidad para Nestlé y Coca-Cola viene de China. Allí Starbucks abre un nuevo punto de venta cada 15 horas, y espera llegar a 6.000 tiendas en 2022, el doble que ahora. Para ese año, Costa espera tener 1.200 puntos de venta desde los 459 actuales. En ese periodo se espera que el consumo de café per cápita al año pase de cuatro tazas a 40, con el efecto en el consumo doméstico que explotará Nestlé con Starbucks y Coca-Cola con Costa.

“Al igual que los grandes distribuidores han expandido su cadena de valor hacia el lado de los fabricantes de alimentación y bebidas, estos empiezan a dar el mismo paso pero hacia la distribución y la restauración. Les proporciona un canal directo con sus clientes , les permite conocer sus hábitos y potenciar el consumo de estos productos en el hogar para reforzar la propuesta de valor que quieren transmitir a los clientes”, dice Peregrina.

La tarea no será otra que llevar la percepción de calidad de la cafetería a casa. Por ejemplo, de los 6.450 millones de euros que generó el consumo de café en España en 2017, el 40% se pagó fuera del hogar, pese a que solo representa el 6,6% del volumen. El objetivo, incrementar el valor, y por tanto, la rentabilidad.

Cada vez se consume más café gourmet

Preferido por los jóvenes. EE UU es el principal mercado de consumo de café en el hogar. Las tendencias que allí se marcan sirven para observar cómo evolucionará el consumo en el resto del mundo, y en la actualidad, la principal es la del café gourmet o de alta calidad. Según el último estudio de la Asociación Nacional del Café de ese país, el café de valor añadido supone el 16% del consumo total, el cual es especialmente bien recibido por los jóvenes: el 37% de los consumidores de entre 18 y 24 años lo toman, porcentaje que crece al 48% entre los que tienen 25 y 39 años. Más motivos para las inversiones de Nestlé y Coca-Cola.