X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El plan fiscal de Sánchez batirá todos los récords de recaudación tributaria

Hacienda recuperará ya este año el nivel de recursos previo a la crisis tras ocho años al alza

El paquete de impuestos del Gobierno promete lograr un volumen inédito de fondos en términos absolutos

España está a punto de recuperar el nivel de ingresos públicos que llegó alcanzar antes de la crisis. Previsiblemente lo haga en este ejercicio fiscal. Tras obtener 193.951 millones de euros en 2017, si se mantiene el incremento de recaudación del 3,8% acumulado a cierre del primer semestre, Hacienda culminaría este año cobrando más de 200.000 millones e igualando la cifra récord alcanzada en 2007. De hecho, el objetivo presupuestario es lograr 210.000 millones. Pero aunque la previsión no se alcance, como es habitual, si prospera el nuevo paquete de impuestos que el Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado para 2019 el volumen de ingresos fiscales de España alcanzaría su máximo histórico ese año.

En España, cuatro de cada 10 euros que ingresan las arcas públicas proceden de la renta de los ciudadanos, lo que convierten al IRPF en la principal fuente de recursos del Estado. En 2017 arrojó 77.038 millones. El siguiente es el cobro del IVA, que aporta otro tercio de la recaudación total (63.647 millones). Le sigue de lejos el impuesto sobre sociedades, del que Hacienda obtiene el 12% de sus recursos (23.143 millones).

Los impuestos que gravan los hidrocarburos y el tabaco son los siguientes en la lista por volumen de ingresos, aportando un 5,6% (10.881 millones) y un 3,4% (6.628 millones) adicionales, respectivamente. El resto de fondos provienen de la renta de los no residentes, la fiscalidad medioambiental, las tasas sobre electricidad, carbón o alcohol, las primas de seguro o el gravamen del juego, entre otros tributos.

Así, si los planes fiscales del nuevo Gobierno logran los apoyos necesarios en el Parlamento, a esta lista habrá que sumarles un nuevo impuesto a la banca (con el que se esperan recaudar unos 1.000 millones más al año), una tasa a las firmas tecnológicas (1.500 millones) y un impulso de la fiscalidad verde que para empezar equipararía el gravamen del diésel al de la gasolina (600 millones). Además, Hacienda aspirar a incrementar los ingresos por sociedades (en unos 4.000 millones) estableciendo un tipo mínimo del 15% por debajo del cual las compañías no podrían aplicar deducciones.

Solo con estas medidas, y si el actual ritmo de crecimiento de la recaudación tributaria se mantiene, Hacienda podría llegar a ingresar más de 215.000 millones de euros en 2019, rozando también el récord proporcional de recaudación sobre el PIB que en 2007 llegó al 18,6% (y en 2017 fue del 17%).

Está por ver, no obstante, cuáles de estas propuestas acaban saliendo adelante o si lo hacen otras, como el alza del IRPF para rentas de más de 150.000 euros que Hacienda ha aceptado negociar con Podemos. Pero incluso aunque ninguno de los nuevos tributos se apruebe, si la tendencia de aumento de la recaudación que España lleva encadenando en los últimos ocho ejercicios no se gripa ahora, la Agencia Tributaria obtendría igualmente una cifra de recursos récord en 2019.

El año pasado, el incremento habría sido del 6,4% de no ser por la implantación del nuevo sistema de intercambio automático de información (SII) del IVA, que desplazó un mes de ingresos a 2018 y redujo el alza de la recaudación del ejercicio al 4,1%. La creación de empleo (puesto que lo salarios no subieron en 2017) permitió incrementar un 6,4% los ingresos del IRPF. A su vez, los mayores beneficios empresariales, ya en niveles precrisis, impulsaron un 6,8% la recaudación por sociedades, aunque la internacionalización de las compañías durante la recesión ha hecho descender con fuerza esta aportación frente a la de la pasada década.

El mayor incremento porcentual (36,2%) provino de las tasas al carbón, cuyo uso se disparó en 2017 por el mal año hidrográfico, mientras los ingresos de hidrocarburos subieron un 3,1%. A su vez, la carga del tabaco se resintió un 0,7% por el acopio de recursos que las tabacaleras hicieron antes de la subida de tipos de diciembre de 2016 en EE UU. El mayor consumo de alcohol, de otra parte, elevó un 7,2% los ingresos asociados.

Primer semestre prometedor

Ingresos. La Agencia Tributaria había ingresado un total de 86.768 millones de euros a cierre del primer semestre de 2018, lo que supone un incremento del 3,8% respecto a los 83.585 millones recaudados en el mismo periodo del año anterior. Sin el efecto del nuevo modelo de información automática del IVA, el SII, que ha retrasado los periodos comparables de recaudación, el incremento habría sido del 4,5% hasta los 87.315 millones.

Por partidas. El principal impulso a la mayor recaudación de este año, aducen desde la Agencia Tributaria, se debe a la creación de empleo y la mejora de los salarios que se está dando este año, lo que incrementa un 7,5% los ingresos por IRPF (un 7,2% en términos homogéneos). Más moderada fue la recaudación por sociedades, que apenas crece un 0,5% mientras que el IVA subió un 3,4%. En paralelo, los ingresos relacionados con el tabaco continúan descendiendo, aunque a menor ritmo, mientras que el mayor volumen de lluvias de este año ha reducido con fuerza el uso, y gravamen, del carbón (-10,9%). Durante los primeros seis meses del año también ha descendido la recaudación por bebidas alcohólicas (-4,8%) mientras que la de hidrocarburos sube un 2,1%.

Hacienda estudiará gravar más el ahorro

A las rentas altas. El secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, avanzó ayer a Europa Press que el Gobierno no solo se sentará con ellos a negociar un del IRPF para rentas altas (estimando que se podrían recaudar 1.000 millones subiendo el tipo marginal desde los 120.000 euros) sino que también analizará gravar más el ahorro de este colectivo. Como viene explicando este diario, el PSOE ya planteó combinar estas dos medidas, a partir de los 150.000 euros, estimando que se ingresarían 1.900 millones. Podemos, además, insiste en eliminar las deducciones sobre planes de pensiones privados para lograr otros 2.000 millones.