X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Las casas de Bolsa sacan toda su artillería para enganchar a los jóvenes

Bux y e-Toro han logrado atraer a miles de ‘millenialls’

Sus aplicaciones se parecen a juegos y permiten operar con dinero virtual

Jóvenes veinteañeros criados con videojuegos como Halo o Gran Theft Auto son el nuevo público objetivo de las plataformas de trading. Nueve años de subidas de la Bolsa de Wall Street han animado a muchos a iniciarse en la compraventa de acciones y derivados financieros, tomando la actividad como una oferta de ocio más.

Colores atractivos, dibujos animados, apelaciones a la cultura popular (Freddy Krueger, Pulp Fiction…) son algunos de los ganchos que utilizan estas compañías para atraer la atención de los millennials. También se valen de cuentas “gratuitas”, que ofrecen un crédito inicial para empezar a operar, una práctica muy habitual en las casas de apuestas online.

Ayondo, el gigante alemán del trading tiene una alianza con la firma de nueva creación BUX, que tiene por objeto captar a nuevos clientes jóvenes para iniciarles en las inversiones financieras. Toda la estética de la aplicación de BUX (descargable en versión iOS o Android) está diseñada pensando en el público joven.

Raza Pérez, director de producto de Ayondo explica que la plataforma BUX es una de las principales fuentes de tráfico del grupo. “Lo están haciendo muy bien, creando contenidos y aplicaciones muy centradas en el público ‘millenial’, y hay países donde tienen muchísimo tirón”, explica.

BUX cuenta con más de un millón de usuarios y tiene presencia en ocho países europeos. El año pasado logró cerca de 11 millones de euros de capital para continuar con su expansión. Parte de los fondos se recaudó entre los propios usuarios, por medio de la plataforma de captación de fondos Seedrs.

Cómo atraer la atención de potenciales inversores

  • Usabilidad. Las nuevas aplicaciones de trading tienen una apriencia sencilla y son fáciles de utilizar. No hace falta tener grandes conocimientos sobre Bolsa, divisas o criptomonedas para empezar a invertir.
  • Dinero virtual. Para animar a los nuevos usuarios, son muchas las casas de intermediación bursátil que ofrecen la posibilidad de empezar a operar de forma virtual. Compran y venden acciones de forma simulada, y van viendo los retornos que obtienen. Así aprenden los rudimentos de trading antes de empezar a operar con dinero real.
  • Redes sociales. Otra de las características de los aficionados a la compraventa de acciones hoy en día es que tienden a compartir con otros inversores su cartera de inversiones. La tecnología facilita esta forma de interactuar, y varias casas de trading han apostado por crear redes de inversores e intereses donde compartir ideas.
  • Estética. Los nuevos operadores de corretaje han buscado referencias en el mundo de los videojuegos, los ‘youtubers’ y las aplicaciones de mensajería instantánea para hacer más atractivas sus propias plataformas de ‘trading’.

La aplicación permite a los usuarios de BUX estar todo el día conectados con los mercados financieros. El 80% de ellos no había tenido antes ninguna experiencia con la inversión. Se inician con dinero ficticio, en un entorno que simula la evolución de los mercados reales, para después comenzar a operar con dinero real.

“Los desarrolladores de aplicaciones se han dado cuenta de que hay todo tipo de personas que se entretiene jugando con el móvil, cada uno con sus deseos y sus motivaciones. La persona que están enganchada a un videojuego puede buscar el mismo tipo de emociones en la Bolsa”, explicaba a Reuters Kam Star, fundador y director de desarrollo de la compañía de juegos PlayGen.

BUX fue creada en 2014 por Nick Bortot, un antiguo directivo del bróker online Binckbank, y tienen sedes en Londres y Amsterdam. La aplicación permite a los jugadores desafiar a otros usuarios sobre qué retornos van a tener sus inversiones.

Ayondo, el bróker con el que trabaja BUX tiene también otra forma de atraer al público joven y no iniciado: el social trading. Este formato de inversión se basa en poder comparar y replicar las carteras de activos de otros usuarios.

“Si veo que hay un usuario muy bueno en Bolsa estadounidense puedo directamente replicar la composición de su cartera, para la parte en la que quiero estar invertido en Estados Unidos”, apunta Raza.

Aquellos usuarios de la web que empiezan a tener un número destacado de seguidores comienzan a percibir una pequeña comisión por parte de Ayondo. Más usuarios, más operativa, más negocio.

Otra de las casas de intermediación financiera que ha apostado por el social trading es e-Toro, con 5 millones de usuarios por todo el mundo. “Es una plataforma para poder compartir las ideas de inversión, los éxitos de los mejores ‘traders’ amateurs pueden ser replicados otros muchos”, explicaba su fundador, Ronen Assia, en una entrevista a Cinco Días.

Uno de los usuarios de e-Toro más celebres es el noruego Haakon Fuglass, que con tan solo 19 años se convirtió en el inversor con mayores retornos de la plataforma, y sus estrategias fue seguida por más de 4.000 personas.

“En Ayondo tenemos usuarios que han logrado retornos del 200% en un par de años, demostrando que son capaces de batir al mercado”, explica Raza Pérez.

Además de aplicación de trading para jóvenes y el desarrollo de herramientas de social trading, las grandes casas de corretaje tienen otras vías para llegar al público joven: el fútbol. El bróker británico Plus 500 comenzó a patrocinar al Atlético de Madrid en 2016. La alianza ha funcionado tan bien que amplió el contrato hasta 2021.

Plus500 permite invertir en criptomonedas (Bitcoin, Etherum, Ripple…), además de en oro (con fondos cotizados), índices bursátiles, acciones, divisas, y también en los polémicos contratos por diferencias (CFD), un tipo de activo con el que el 80,6% de los usuarios de Plus500 pierde dinero, según reconoce la propia entidad.