X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La mitad de los beneficiados por la mejora de la pensión de viudedad no lo notará

De los casi 900.000 posibles beneficiarios, el 55% verán restada la mejora de su complemento a mínimo

Trabajo aconseja a los afectados que soliciten a la Seguridad Social el incremento si aún no lo reciben

La mejora de las pensiones de viudedad, prevista en la ley desde el año 2011 pero que no se ha aplicado hasta este mes de agosto, beneficia a 869.000 viudas y viudos --nueve de cada diez son mujeres- mayores de 65 años que viven exclusivamente de su pensión de viudedad. En concreto, la mejora consiste en ampliar la base reguladora del pensionista del 52% al 56% este año y al 60% en 2019, lo que implica un incremento medio global de las cuantías de la pensión del 15%.

Sin embargo, más de la mitad de este colectivo que se beneficiarán de esta subida no la van a notar en sus bolsillos a fin de mes. El motivo es que 478.568 de estos beneficiarios (el 55% del total) ya son titulares de la pensión mínima y reciben el denominado 'complemento a mínimos', que se cobra cuando al calcular la pensión a la que tiene derecho el viudo o la viuda su cuantía no llega a la prestación mínima que establece la ley cada año.

Por ello, al ampliar la base reguladora del 52% al 56%, aumenta teóricamente la cuantía de la pensión, pero a la vez, el complemento a mínimos disminuye en la misma proporción, con lo que casi medio millón de beneficiarios "no apreciarán incremento de su nómina", según ha explicado hoy el propio Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Por el contrario, hay otros 390.693 (el 45%) que sí notarán como su pensión ha subido desde este mes de agosto.

Además, existen otros 1,5 millones de beneficiarios de una pensión de viudedad a los que no les afecta tampoco la mejora porque trabajan y/o reciben rentas adicionales superiores a 7.348 euros al año o bien, por sus circunstancias familiares, ya cobran una pensión equivalente al 72% de la base reguladora del cónyuge fallecido.

Esto hace que, del total de 2,3 millones de beneficiarios de una pensión de viudedad, solo el 17% percibirán más dinero en sus bolsillos a fin de mes.

El Ministerio de Trabajo ha informado hoy de que sus técnicos han aplicado de oficio esta ampliación de las bases reguladoras de las pensiones de viudedad, tal y como exigía la ley. No obstante, desde el departamento que dirige Magdalena Valerio precisan que "no existe dotación presupuestaria" para informar individualmente por carta a los beneficiarios, por lo que recomiendan que los afectados comprueben si les ha sido aplicada la mejora.

Además, la ley no obliga a que esta subida de pensiones se aplique de oficio a los residentes en el extranjero, titulares de una pensión causada según la norma internacional. Por este motivo Trabajo recomienda a este colectivo y a cualquier pensionista de viudedad que no haya recibido la mejora de oficio, "que la soliciten en la entidad gestora si consideran que reúnen los requisitos para recibirla".

Asimismo, podrán solicitar el incremento los pensionistas que pasen a reunir los requisitos a partir del 1 de agosto (por ejemplo, cumplimiento de los 65 años) o aquellos que aunque no cumplieran con dichos requisitos de rentas en 2016 --año que se ha tenido en cuenta para aplicar la mejora-- sí lo cumplan con las rentas del año en curso. Estos últimos tienen la posibilidad de solicitar el incremento presentando una declaración de ingresos previstos en 2018.

Dicho todo esto, los responsables de la Seguridad Social recuerdan que "el derecho a la mejora del porcentaje (de la base reguladora) no es consolidable". Esto quiere decir que los beneficiarios la cobrarán siempre que sigan cumpliendo los requisitos de no trabajar, no percibir otra pensión ni superar el límite de ingresos que se fije por ley cada año.

Así, para comprobar que se mantienen el derecho al cobro de la pensión incrementada estas pensiones "se someterán a un control por la entidad gestora del límite de ingresos similar al control del complemento a mínimos y a un control premantente y continuado de la incompatibilidad con el trabajo o con otra pensión", advierten desde Trabajo.