X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

AP

Los nuevos iPhone podrían prescindir del 3D Touch

Apple se estaría planteando poner fin a esta tecnología y adaptar iOS para sustituirla

Apple se estaría planteando poner fin a esta tecnología y adaptar iOS para sustituirla

Hace ya casi tres años, en 2015, Apple presentó el iPhone 6s con una tecnología de pantalla revolucionaria, el 3D Touch. Esta permite realizar acciones adicionales en cualquier app o en el escritorio de iPhone con sólo pulsar con más fuerza el icono o zona de la interfaz en cuestión. Pues bien, las últimas informaciones, siempre a cargo de analistas del entorno de la firma, apuntan a que los próximos iPhone podrían prescindir del 3D Touch, un elemento que hasta ahora era diferencial en estos terminales, pero que ha calado poco y no se ha desarrollado como era de esperar.

Fuera de los iPhone de 2019

Según hemos conocido, no se trataría de los nuevos iPhone que se presentarán en septiembre, sino que se eliminarían de sucesivos iPhone, probablemente a partir del año 2019. En esta ocasión, lo iPhone que se presenten en septiembre sí tendrán 3D Touch, son las nuevas informaciones que hemos conocido las que apuntan a el fin de esta tecnología en los teléfonos de Apple. Y sería en los modelos que se presenten en 2019 y con pantalla OLED, en caso de llevar esta tecnología. El tercer iPhone en discordia, si sigue contando con pantalla LCD, podría conservar esta tecnología 3D Touch.

3D Touch fue la principal novedad del iPhone 6s en su presentación

Parece que más bien que acabar con las posibilidades que nos ofrece 3D Touch, se va a eliminar esta tecnología para adaptar su uso a las pantallas sin necesidad de que esta sea sensible a la presión. O lo que es lo mismo, seguir el ejemplo de Android, que en lugar de introducir sensores de presión en las pantallas, ha introducido ajustes para que las pulsaciones prolongadas sobre ella sean las que nos den paso a funciones adicionales.

Así que en el caso de que Apple renuncie a esta tecnología, que como decimos es diferencial en sus teléfonos, no dejaría sin sus beneficios a los usuarios, ya que iOS 12 se adaptaría para ofrecer las interacciones a través de pulsaciones prolongadas, y sin necesidad de integrar esta tecnología. Sería curioso que un gesto, el de pulsar prolongadamente la pantalla, que llegó a los Android tras el lanzamiento del 3D Touch, sea el que precisamente acabe con esta tecnología en los iPhone. Desde luego sería una solución lógica a una función que tampoco ha tenido gran calado.