X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Toyota invierte 428 millones de euros en Uber para desarrollar coches autónomos

En la nipona aseguran que esta es "la piedra de toque" para transformar a la compañía en una firma de servicios de movilidad

En Uber aspiran a ofrecer "los vehículos autoconducidos más seguros del mundo"

Logo del fabricante Toyota en la feria del automóvil de Nueva York 2018. EFE

El fabricante de coches japonés Toyota Motor anunció este martes que invertirá 428 millones de euros en Uber para desarrollar conjuntamente coches autónomos que estarán disponibles en esta plataforma de VTC. La colaboración tiene el objetivo de "llevar al mercado, el transporte compartido autónomo como servicio de movilidad", y para ello la tecnología de ambas empresas se integrará en vehículos de Toyota que formarán parte de la red de automóviles de Uber.

El presidente de Toyota, Shigeki Tomoyama, afirmó que se trata de una "piedra de toque" en la transformación de la empresa "en una compañía de servicios de movilidad". Por su parte, el máximo responsable de Uber, Dara Khosrowshahi, dijo que el acuerdo les permitirá acercarse al objetivo de "ofrecer los automóviles autoconducidos más seguros del mundo".

En particular, la empresa con sede en San Francisco (EE.UU) tiene previsto comenzar a introducir en su flota en 2021 vehículos sin piloto basados en el modelo de minifurgoneta Toyota Sienna, un servicio bautizado como Autono-MaaS.

La inyección de capital en Uber del segundo mayor fabricante nipón del sector -si se incluye el volumen de ventas de Nissan dentro de su alianza con Renault y Mitsubishi- tiene lugar después de que Toyota realizara una inversión previa en la compañía estadounidense en 2016, por una cantidad no especificada.

Además, el movimiento de Toyota sigue los pasos del coloso nipón tecnológico y de telecomunicaciones Softank, que adquirió en enero un 15% de las participaciones de Uber por unos 6.594 millones de euros, convirtiéndose en su mayor accionista.

Toyota también anunció en la víspera que cuatro de sus subsidiarias fabricantes de piezas de repuesto formarán una empresa conjunta para centrarse en producir componentes específicos para coches sin piloto. Aisin Seiki, Jtekt, Advics y Denso se fusionarán en una compañía controlada por esta última con el objetivo de "combinar fuerzas" y desarrollar autopartes como sensores, frenos y sistemas de dirección para vehículos autónomos, según explicaron al presentar la alianza en una rueda de prensa en Nagoya, en el centro de Japón.

Toyota ha llegado a subir un 1,85% tras anunciar su apuesta por la conducción autónoma, pero después ha reducido su crecimiento y cerró con una subida del 0,86% en la Bolsa japonesa.