X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Transformación de gasolina a GLP, una oportunidad de negocio en alza

Crece el número de empresas dedicadas a este negocio

En el primer semestre se pasaron a gas un 40% más de coches

Puesto de GLP de una gasolinera Cepsa. EFE

Algunas empresas como Reparatucoche.com están consiguiendo hacer negocio con la transformación de los vehículos que usan gasolina a otro carburante poco común en España: el Gas Licuado de Petróleo (GLP). Fernando Pérez, director general de la empresa, explica que, en el primer año en que la compañía ha realizado esta actividad, ya tienen 1.000 solicitudes de clientes que quieren transformar su coche de gasolina en uno que funcione con GLP y espera cerrar el año habiendo pasado a este tipo de motor a cerca de 3.000 automóviles.

“Hay que aprovechar este momento para pasarse a esta movilidad limpia. Repsol está dando 400 euros de ayuda y nosotros hemos lanzado un plan de financiación gratuito. Todos los vehículos de gasolina fabricados desde el 2008 pueden ser pasados a GLP. Antes de ese año se pueden solo algunas marcas y modelos. Repsol transformó el año pasado a 5.000 vehículos y tiene como objetivo hacerlo con 20.000”, explica.

Según cifras de la Asociación Española de Operadores de GLP (AOGLP), la transformación de coches que usan como carburante la gasolina, a GLP aumentaron un 40%, hasta alcanzar las 2.832 unidades.

En total, pasar un automóvil a GLP cuesta una media de 1.600 euros. Gracias a las ayudas y el ahorro en combustible estimado de un 40% al año, “al usuario le cuesta la transformación al gas licuado de petróleo una media de cinco euros al mes”, asegura Pérez.

Un motor cuando se transforma a GLP sigue dependiendo de la gasolina para arrancar, pero una vez que se ha calentado el motor funciona con gas. Se calcula que hay aproximadamente 700 gasolineras que prestan servicio a este tipo de automóviles en España, “pero esto no es tan problemático, ya que cuando se acaba el gas, puedes seguir funcionando con gasolina en caso de no encontrar gasolinera de GLP”, asegura Pérez. “En realidad el coche pasaría a ser bifuel”, añade.

Los coches diésel también pueden ser transformados a GLP, pero Pérez no lo aconseja porque, si bien, se consigue un ahorro de combustible, no se logra hacer ecológico al vehículo porque, a diferencia de los de gasolina, necesitan seguir consumiendo diésel cuando está funcionando. Para ellos es mejor el GNC, gas natural comprimido, que sí que logra hacer funcionar al coche sin necesidad de usar diésel una vez arrancado. “Pero es mucho más caro que el GLP y solo hay 50 gasolineras en el país que ofrecen GNC”, dice Pérez.

El GLP permite al usuario conseguir la etiqueta de Eco, lo que permite entrar con el vehículo en la almendra central de Madrid, por ejemplo, cuando hay un escenario de alta contaminación.

Aunque España está lejos de países como Italia, que tiene un millón de vehículos en circulación que usan gas licuado de petróleo, la venta de vehículos que usan este carburante se ha quintuplicado en el primer semestre de 2018, hasta alcanzar las 7.368 unidades, según cifras de AOGLP. Las tres marcas que más coches de autogas matricularon fueron Fiat, Opel y Dacia, que representaron el 89% del total.

La cuota de mercado del GLP es del 1,2%

La AOGLP aseguró que los vehículos que funcionan con gas licuado de petróleo han supuesto el 1,2% de las ventas en el mes de julio.