Distribución

El Corte Inglés acuerda con Dimas Gimeno su salida del grupo

El acuerdo contempla dos anualidades y la retirada de la demanda de impugnación del consejo que le destituyó como presidente

El expresidente rompe su relación laboral y abandona el consejo, pero sigue siendo accionista de forma indirecta

Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés.

Giro de los acontecimientos en El Corte Inglés. El grupo de distribución y su expresidente, Dimas Gimeno, llegaron a un acuerdo de última hora en la noche del sábado para la salida de este, quien renunció como miembro del consejo de administración y extinguió su relación laboral con la empresa después de 20 años ligado a la misma. El pacto llegó apenas unas horas antes de que el máximo órgano de gobierno de El Corte Inglés propusiera a la junta de accionistas, que se celebra este domingo, el cese de Gimeno como consejero por "pérdida de confianza", tal y como informó CincoDías. Como explicó el grupo en un escueto comunicado, con el acuerdo "se extingue toda su relación jurídica y laboral de Gimeno con el Grupo El Corte Inglés".

Según pudo saber CincoDías en la madrugada del sábado de fuentes cercanas de la negociación, el acuerdo con Gimeno se produjo en los mismos términos que las salidas de otros consejeros, como Leopoldo del Nogal o Juan Hermoso. Es decir, dos anualidades completas y una cláusula de no competencia. Fuentes del mercado hablan de una indemnización que se sitúa entre los ocho y los 10 millones de euros. Dimas Gimeno ha estado vinculado a la empresa en los últimos 20 años. En 2013 fue nombrado consejero director general por su tío, Isidoro Álvarez. Cuando este falleció, en septiembre de 2014, pasó a ser presidente ejecutivo, hasta que en octubre de 2017 se le retiraron las funciones de gestión. Su puesto como presidente lo mantuvo hasta el 14 de junio, cuando fue relevado por Jesús Nuño de la Rosa en un consejo de administración extraordinario.

Dimas Gimeno interpuso una demanda de impugnación de ese consejo, del que pidió la anulación de los acuerdos alcanzados. Según pudo saber este periódico, Gimeno retirará dicha demanda, que fue admitida a trámite por el juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid. Este era uno de las condiciones imprescindibles para que El Corte Inglés aceptara cerrar un acuerdo con su expresidente. Sin embargo, continúa adelante la interpuesta contra el exresponsable de seguridad del grupo, Leopoldo del Nogal, por presuntas prácticas fraudulentas en este departamento, y que se desarrolla por la vía penal.

Dos citas clave

Los hechos se aceleraron durante la tarde del sábado. Durante la misma se produjeron dos citas clave para el futuro de Gimeno: la celebración del patronato de la Fundación Ramón Areces, primer accionista del grupo, y la junta de Cartera de Valores IASA, segundo accionista, de la que Gimeno tiene el 13% de las acciones, equivalentes al 2,8% de El Corte Inglés. En ambas citas se decidió el voto a favor del cese de Gimeno en el consejo que se ha celebrado a primera hora de este domingo y que iba a proponer su cese. Cartera Mancor, con el 7% de las acciones, también votaría en ese sentido, por lo que la posición del expresidente dentro del consejo era de extrema debilidad. En el consejo del 14 de julio, ocho de los 10 miembros del mismo ya votaron a favor de su cese.

Ante esta perspectiva, según relatan fuentes conocedoras de la negociación a este diario, Gimeno decidió retomar las negociaciones a través de su bufete, Cremades Calvo Sotelo, quienes junto a los representantes de El Corte Inglés, Sagardoy Abogados, se reunieron durante la tarde y noche del sábado hasta cerrar un pacto definitivo. Fuentes del entorno de Dimas Gimeno explican que este decidió cerrar un acuerdo "para no perjudicar los intereses de El Corte Inglés, dado el grado de tensión alcanzado en las últimas semanas". Incluso el actual presidente del grupo, Jesús Nuño de la Rosa, y el propio Dimas Gimeno, llegaron a negociar de forma personal la salida de este.

Gimeno abandona El Corte Inglés, pero seguirá siendo accionista de forma indirecta del grupo de distribución, puesto que el acuerdo no contempla cambios en su participación. Esta se canaliza a través de la sociedad de cartera IASA, poseedora del 22% de las acciones de la compañía, y que comparte con sus primas, Cristina y Marta Álvarez, hijas de Isidoro Álvarez. Estas tienen el 69% de la sociedad, equivalente al 15% del capital del grupo de distribución, mientras que Gimeno posee un 13% de IASA, representativo de un 2,8% de la compañía.

En los últimos tiempos, el expresidente de El Corte Inglés ha buscado segregar su participación para que esta forme parte de forma directa del accionariado de El Corte Inglés. Esto le permitiría  tener la opción de poner a la venta su participación.Según la última valoración hecha con la entrada del jeque Al Thani en 2015, que tasaba el 100% del grupo en 10.000 millones de euros, la participación de Gimeno tendría un valor de 280 millones. Este debe afrontar el pago de 40 millones de euros por el impuesto de sucesiones, fruto de la herencia recibida de su tío Isidoro Álvarez. Para poder segregar su participación debería llegar a un nuevo pacto con Marta y Cristina Álvarez, algo que en estos momentos es improbable. 

El acuerdo cerrado el sábado conlleva que hoy la junta general de accionistas de El Corte Inglés podría nombrar, al menos, un nuevo consejero en su sustitución. Además, terminan su mandato dos directivos históricos, Florencio Lasaga, presidente de la Fundación Ramón Areces, y Carlos Martínez Echavarría, además de Paloma García Peña, representante de Cartera Mancor.

Normas