X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Mucha cautela al replantear carteras y estrategias de inversión

Las tensiones en el comercio internacional también pueden proporcionar oportunidades

La inestabilidad en los mercados financieros registrada en el primer semestre invita a replantear carteras y reconsiderar estrategias de inversión. En situaciones de incertidumbre, con escasez de rentabilidad en la gran mayoría de los productos de inversión y con las alertas de los analistas advirtiendo que las cosas pueden empeorar, es el momento de recordar que las grandes fortunas no suelen salir malparadas de estas situaciones, más bien al contrario. La pregunta es: ¿cómo aciertan? Descontado el dicho popular de que dinero llama a dinero, conocer las claves de inversión que transmiten los asesores a las grandes fortunas y los activos que les recomiendan puede ser una valiosa herramienta en esta coyuntura para ayudar a tomar decisiones.

En general, el consenso de estos expertos es que la Bolsa mantiene su mayor potencial frente a la adormecida renta fija y su consejo está en mantener entre un 40% y un 45% de la certera en renta variable, con hincapié en el sector financiero, las tecnológicas, las compañías de consumo cíclico y también las industriales. En cuanto a la renta fija, la deuda soberana europea o de países emergentes queda fuera de su interés, pero algunos se fijan en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que ya ofrecen un 3% de retorno, además de los bonos ligados a la inflación y los fondos conservadores de retornos absoluto.

Todos los banqueros privados consultados coinciden en llamar la atención sobre la sobrecautela aconsejable en esta fase del ciclo bursátil, y algunos aconsejan incluso una posición alta en liquidez para actuar en periodos de elevada volatilidad, como ocurrió el pasado febrero. Las tensiones en el comercio internacional y la perspectiva de una guerra de aranceles también pueden proporcionar oportunidades, pero una sugerencia generalizada consiste en mantener la perspectiva a medio plazo sin dejarse influir por el ruido a corto. Eso sí, siempre conviene practicar una descorrelación en las diferentes inversiones, para que se compensen en su desempeño. Es decir, algo tan conocido como lo de los huevos y la cesta.