X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Europa amplía el veto a la venta de opciones binarias aunque hace concesiones

La prohibición de este producto desde el 2 de julio se prolonga hasta enero

Determinadas opciones con menos riesgo podrán volver a comercializarse

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

El coordinador de las comisiones europeas de valores, ESMA, ha acordado prorrogar la medida que entró en vigor el pasado 2 de julio y que prohíbe la comercialización de opciones binarias a inversores particulares. En octubre se renovará la prohibición hasta el 2 de enero. Las limitaciones a los contratos por diferencias (CFD) están vigentes desde el 1 de agosto y se mantendrán hasta el 1 de noviembre.

El organismo europeo ha impuesto una serie de medidas profilácticas sobre los CFD, como reducir el apalancamiento máximo a 30 veces, imponer un cierre automático de posiciones en caso de consumo de garantías y exigir que el inversor en ningún caso pueda perder más dinero del que ha depositado en la cuenta. Los proveedores han de publicar en sus páginas web el porcentaje de usuarios de CFD que pierde dinero, que llega a ser hasta del 86%, como publicó el pasado viernes CincoDías.

La gran perversión de los CFD radica en que en numerosas ocasiones las pérdidas del inversor suponen beneficios para el intermediario, debido a que la posición, alcista o bajista, no está cubierta en mercado, sino que va directamente contra el balance del vendedor. Tras la medida, algunas entidades están incentivando que los clientes cambien su estatus a inversores profesionales como un subterfugio para saltarse las limitaciones. 

ESMA, sin embargo, ha abierto la mano con algunos tipos de opciones binarias, pues considera que no son un riesgo tan palmario para los pequeños inversores. Así, las opciones que cumplan estas tres características a la vez quedan libres de la prohibición: las que tengan un vencimiento de al menos 90 días, las que cuenten con un folleto y en las que el riesgo de mercado esté cubierto, de manera que el proveedor no tenga incentivos en que el inversor pierda dinero. También se podrán vender las opciones en las que el capital inicial del inversor esté garantizado.

La CNMV, antes de que ESMA aprobara las medidas, ya tomó la decisión de alertar a los clientes de los CFD, las opciones binarias y los productos apalancados en el mercado de divisas (forex, en la jerga). Tomó la medida en marzo de 2017 y esta incluía que el cliente escribiera de su puño y letra, o en su defecto con el teclado, lo siguiente: “Este producto es complejo y la CNMV considera que no es conveniente para mí.”