X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los tipos de cambio restan 4.600 millones a los ingresos de las telecos europeas

El impacto en Telefónica es de 2.200 millones por 1.900 millones de Deutsche Telekom

Las operadoras logran crecer de forma orgánica

Las grandes telecos europeas ya se han examinado de las cuentas del primer semestre. Todas logran crecer en ingresos, con una mejora en las operaciones. Ahora bien, el conjunto del sector se ha visto penalizado por las fuertes variaciones de los tipos de cambio, con la depreciación del dólar y las monedas de países emergentes frente al euro. Esta vez, la diversificación geográfica afectó a las operadoras del Viejo Continente.

Por ejemplo, el impacto conjunto de las fluctuaciones los tipos de cambio en Telefónica, Deutsche Telekom, Orange y Telecom Italia supera los 4.600 millones de euros entre enero y junio.

Por compañías, Telefónica registró unos ingresos de 24.334 millones de euros entre enero y junio, un 2% más en términos orgánicos, con avances en mercados como España, Reino Unido, Hispanoamérica Sur y Brasil, pero un 6,7% menos en términos reportados por el impacto de la depreciación de monedas como el real brasileño o el peso argentino.

La teleco española cifró el impacto de las divisas en sus ingresos en 2.271 millones de euros y en el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) en 817 millones (445 millones en el segundo trimestre y 361 millones en el primero). El oibda se situó en 8.102 millones, un 3,7% más orgánico y un 0,9% menos reportado.

La empresa que preside José María Álvarez-Pallete, no obstante, defiende que este impacto no afecta al recorte de la deuda, puesto que también reduce partidas como la inversión o el pago de impuestos que se contabilizan en las monedas locales, entre otras.

En Deutsche Telekom la situación es similar. Los ingresos bajaron un 3,3% hasta 36.300 millones de euros en el primer semestre en términos reportados por el efecto negativo de las monedas, en el caso del grupo germano, por la depreciación del dólar estadounidense frente al euro. La teleco cifra este impacto en 1.900 millones.

De excluir esta coyuntura, los ingresos aumentarían un 2,2% en los seis primeros meses del año, gracias precisamente a su filial de EE UU, que crece un 6% en términos de dólar (bajan un 5,2% en euros); a la estabilización del negocio en Alemania, y al avance en otras divisiones europeas. En términos de rentabilidad, el grupo germano registró un Ebitda ajustado de 11.495 millones de euros, un 0,2% menos.

Orange, por su parte, elevó su volumen de negocio un 1,7% en términos comparables durante el primer semestre, hasta 20.262 millones de euros. La buena evolución del negocio en España, con una mejora del 3%, fue una de las claves junto con la recuperación en Francia.

La compañía francesa, no obstante, indica que en términos de base histórica, los ingresos suben solo un 0,9%, por el impacto en 0,9 puntos porcentuales de las fluctuaciones en los tipos de cambio, con el declive del dólar, la libra egipcia (Egipto es el país donde Orange tiene más clientes), el dinar jordano, el franco guineano y el dírham de Marruecos. La firma gala, que pudo compensar este impacto con la subida del zloty polaco, cifra el impacto de las monedas en 180 millones.

La operadora francesa registró un Ebitda de 5.984 millones de euros hasta junio, un 3,3% más.

Impacto del real

Este escenario también afectó a Telecom Italia, cuyo volumen de negocio subió un 1,5% en el semestre en términos orgánicos, pero descendió un 2,7% en términos reportados por los tipos de cambio, hasta 9.512 millones de euros. La división brasileña redujo sus ingresos en 286 millones. “La bajada es enteramente atribuible a la devaluación del real brasileño, superior al 20% con respecto a la primera mitad de 2017”, dice Telecom Italia en el informe remitido a los inversores.

En relación a la rentabilidad, la compañía italiana, inmersa ahora en nueva etapa, registró un Ebitda de 3.918 millones de euros, un 4,8% menos.

En el caso de Vodafone, que en junio cerró su primer trimestre fiscal, los ingresos reportados bajaron un 4,9% hasta 10.910 millones de euros (suben un 0,3% en términos orgánicos bajo las nuevas normas contables). La teleco precisa que el impacto negativo de los tipos de cambio fue de 2,8 puntos porcentuales, por la depreciación especialmente de la lira turca.

Las compañías están pendientes de la evolución de los tipos de cambio en los distintos países en los que tienen operaciones. De momento, las fuertes fluctuaciones de monedas parecen mantenerse en el inicio del segundo semestre. Por ejemplo, el real brasileño superó la pasada semana las cuatro unidades por dólar, por primera vez en dos años y medio. La lira turca ha agravado sus caídas en las últimas semanas como consecuencia de la grave crisis que sufre el país y ya se deja un 40% frente al dólar desde principios de año.

Las empresas mantienen sus objetivos

La mayor parte de las compañías mantiene sus objetivos anuales, e incluso algunas como Deutsche Telekom lo han mejorado. La teleco prevé un Ebitda ajustado para este año de 22.300 millones de euros, frente a una estimación anterior de 22.200 millones, gracias sobre todo al crecimiento en EE UU, mientras que el flujo libre de caja aumentará un 18,1% hasta 5.500 millones.

Dentro de sus planes, Telefónica prevé un aumento orgánico de los ingresos del 1% a pesar del impacto regulatorio, cifrado en 0,9 puntos porcentuales (en el primer semestre fue del 2%), una mejora del margen de Oibda de 0,5 porcentuales. La empresa mantuvo, igualmente, su objetivo de dividendo.

Al mismo tiempo, Orange mantuvo su intención de mejorar tanto el Ebitda ajustado como el cash flow operativo, con un objetivo de ratio de deuda a medio plazo de dos veces el Ebitda. El grupo alcanzará este año un capex de 7.400 millones de euros, su máximo histórico.

A pesar de haber cerrado solo las cuentas de su primer trimestre fiscal, Vodafone confirmó sus estimaciones de alcanzar un aumento orgánico del Ebitda ajustado entre un 1% y un 5% en el conjunto del año, con una generación de flujo libre de caja de al menos 5.200 millones de euros.