X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los españoles beben más y mejor vino este año

El consumo avanzó un 0,7% en el primer trimestre y el gasto subió un 2,7%

Se dispara un 60% la venta de caldos de la tierra

Los ciudadanos que residen en España bebieron 89 millones de litros de vino entre enero y marzo de este año. Esto supone un ligero aumento de apenas un 0,7% respecto al mismo primer trimestre de 2017. Sin embargo, en estos meses los españoles se gastaron en este similar volumen de vino siete millones de euros más.

Esto supone que el gasto en el consumo de vino aumentó un 2,7% hasta los 237 millones de euros en el primer trimestre en comparación con un año antes. La razón por la que los españoles gastaron más en consumir parecida cantidad de vino no es otra que porque bebieron vinos de mejores calidades y mayor valor añadido.

Así lo indican los últimos datos del panel de alimentación publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) y citados ayer por EFE.

Según este análisis, el aumento en el gasto obedece a un mayor consumo de vinos con indicación geográfica (IGP) o de la tierra. Esta calificación indica que la vinculación de ese vino con el territorio se producen en, al menos, una de las fases de producción, transformación o elaboración. Mientras que en el caso de la Denominación de Origen Protegida (DOP) esa vinculación con la tierra donde se produce el vino debe producirse en todas estas fases.

Así, tanto el vino con DOP como que no tiene este indicativo ni tampoco IGP –que son las dos categorías más consumidas en España– registran una ligera caída del consumo pero un aumento en el valor. Pero son los vinos con indicación geográfica los que más han disparado sus ventas, un 60% en cuanto a volumen consumido y un 75% en su valor. Además, su precio se ha encarecido un 8%.

Este Observatorio ha precisado que esta subida de precios no ha mermado el consumo de este tipo de vino como, por el contrario, sí ha afectado el encarecimiento de los cavas y espumosos con DOP, cuyo consumo ha caído un 13,6% en volumen y algo más del 6% en gasto.

Dicho todo esto, en el primer trimestre del año la cerveza siguió siendo la preferida de los hogares españoles, con un consumo de 176,5 millones de litros, un 1,5% más y un gasto de 220 millones de euros, lo que supuso un 3,8% más. En este caso, también se produjo un encarecimiento de la cerveza del 2,3% interanual, hasta alcanzar el 1,25 euros el litro, que tampoco afectó negativamente al consumo.

Las cifras del primer trimestre sobre las bebidas que toman los españoles también indican que el consumo de sidra se disparó un 8% respecto al año anterior. Según los datos anuales de consumo de alimentación en España en 2017 la sidra es, junto a las bebidas espirituosas, los tipos de bebidas que los españoles consumen más fuera de casa que dentro.

Si bien con las bebidas espirituosas ocurrió lo contrario que con el vino en el primer trimestre de este año: su consumo subió ligeramente –un 08% hasta los 7,7 millones de litros–, pero registraron una caída de gasto del 1,7%, hasta 78,2 millones de euros entre enero y marzo.