X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Wall Street logra su mayor racha alcista y aún puede subir más

La rebaja fiscal planteada por Trump podría llevar al S&P 500 por encima de los 3.000 puntos

El mercado estadounidense se ha una tasa anual media del 16,5% en los últimos nueve años

Un monitor con la evolución del índice S&P 500, en la Bolsa de Nueva York.

3.453 días ha estado la Bolsa de Estados Unidos subiendo sin correcciones superiores al 20%. Se trata de la racha alcista más larga de su historia, y se cumplió oficialmente ayer. Son nueve años, cinco meses y 13 días en los que el índice S&P 500 ha cuadriplicado su valor y las compañías norteamericanas han consolidado su dominio global.

En términos anuales, la revalorización media en este mercado alcista ha sido del 16,5%.

A pesar de lo anormalmente prolongado que ha sido este rally bursátil, la mayoría de expertos considera que la renta variable estadounidense tiene los mimbres para seguir alcanzando nuevos máximos.

Entre los factores que tiene a su favor la Bolsa de Wall Street para prolongar su racha, los analistas destacan un entorno macroeconómico muy sólido en Estados Unidos, buenas perspectivas de generación de beneficios y una política fiscal de recorte de impuestos para las empresas.

Aunque algunos inversores ya empiezan a hablar de que el ciclo bursátil muestra síntomas de fatiga, la visión general es que las valoraciones de las compañías estadounidenses están justificadas por las buenas previsiones de ingresos y por sus balances saneados.

“Es cierto que el mercado alcista está siendo inusualmente largo, al igual que la recuperación económica, pero realmente vemos pocas señales de que el final esté cerca”, explica la firma de asesoramiento LPL Financial.

La clave del final del mercado estará en la posibilidad de que haya una recesión en Estados Unidos en los próximos trimestres, algo que por ahora parece improbable. La tasa de paro cayó en julio hasta el 3,9%, su mejor dato en 17 años, y el PIB crece a su mayor ritmo desde 2014. Los expertos apuntan a que podría cerrar el ejercicio con un incremento del 3%, lo que sería el dato más alto desde 2005.

Desde la firma de análisis Cumberland Advisors consideran que si se mantiene el actual ritmo de crecimiento de los beneficios empresariales, el S&P 500 seguirá alcanzando nuevos máximos y rebasará los 3.000 puntos en los próximos meses. 

Entre las amenazas que acechan a esta racha alcista cabe destacar el riesgo de una guerra comercial. Ayer mismo, delegaciones de Estados Unidos y China mantuvieron un encuentro de alto nivel para tratar de alcanzar un acuerdo arancelario.

“La primera ola de aranceles de Estados Unidos a productos chinos ya ha entrado en vigor, y China ha puesto en marcha contramedidas, por lo que parece que la tensión se puede prolongar”, explica Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España.

Si se recrudeciera el enfrentamiento, podría dañar las exportaciones de China y ralentizar el crecimiento de la economía mundial.

Una de las consecuencias de este éxito de Wall Street es que ha provocado que de las 10 mayores compañías del mundo por su capitalización bursátil, ocho sean estadounidenses (solo dos chinas se cuelan en esta tabla).