¿Eres buen emprendedor? El Estado te da herramientas para comprobarlo

La Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa brinda herramientas gratuitas para valorar aptitudes emprendedoras e ideas de negocio.

herramientas emprendedores

Emprender no es sencillo. Para hacerlo con garantías de éxito es necesario corroborar previamente nuestras aptitudes, así como la idea de negocio que pretendemos poner en marcha. Cuestiones que, a priori, pueden resultarnos complejas si nunca hemos abordado un Plan de Negocio o realizado un Estudio de Mercado.

Sin embargo, existen herramientas gratuitas que pueden ayudarnos a testear la viabilidad de una idea, antes de ponerla en marcha. Incluso a probarnos a nosotros mismos, con la intención de detectar nuestros puntos débiles y fuertes a la hora de emprender. Nos referimos a esta web oficial puesta en marcha por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa. Dispone de hasta cinco herramientas de un uso sencillo y gratuito, y que nos ayudarán a cumplir los objetivos anteriormente descritos.

Un cuestionario para saber si soy buen emprendedor

Un total de 25 preguntas cerradas, distribuidas en siete aspectos: motivación, iniciativa y energía personal, capacidad de relación, capacidad de análisis, innovación y creatividad, perfil psicológico y propensión al riesgo.

Una forma de autodiagnosticar nuestras habilidades emprendedoras. En función de los resultados, se darán una serie de recomendaciones para iniciar el proyecto con una base sólida.

La viabilidad del negocio

Otra de las herramientas disponibles en esta plataforma es el DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), que permitirá al emprendedor analizar la realidad de su negocio o marca para poder tomar decisiones futuras.

Desde ipyme (portal de la Dirección de Industria y de la Pyme) se destaca el DAFO como “un buen comienzo” cuando nos planteamos un nuevo proyecto empresarial, ya que “ayuda a establecer las estrategias para que éste sea viable”. Además se puede convertir en una herramienta de reflexión sobre la situación de una empresa ya creada.

También se puede encontrar la herramienta Plan de empresa, un documento interactivo que identifica, describe y analiza una oportunidad de negocio, examina su visibilidad técnica, económica y financiera y desarrolla todos los procedimientos y estrategias necesarias para convertirla en un proyecto concreto.

El plan de empresa servirá, además, como un documento de referencia para comprobar las desviaciones que se estuvieran produciendo durante el paso del tiempo.

Las otras dos herramientas que complementan este abanico de opciones para los emprendedores son el autodiagnóstico para acceder a nuevos mercados y la simulación de tu propio proyecto empresarial.

Esto último es un conjunto de simuladores de modelos de negocio referentes a determinados sectores de actividad, que permite ensayar una idea empresarial. La simulación se plantea como un juego incentivado por la consecución de niveles de madurez en la gestión.

En cuanto al acceso a los nuevos mercados, es otro instrumento interactivo capaz de dar un diagnóstico a las pymes sobre su situación para iniciar su apertura al exterior. “Se basa en la cumplimentación de un cuestionario sobre siete áreas claves de la empresa (estrategia, liderazgo y organización, financiación, productos y procesos, marketing, innovación tecnológica y cooperación y alianzas”, explican.

Normas