El número de empresas sin asalariados alcanza un récord histórico

El 55% de todas las compañías españolas no tienen ningún empleado y una cuarta parte de ellas se crearon en los dos últimos años

Las sociedades con más de un millar de trabajadores también alcanzan su cota máxima

Empresas pulsa en la foto

La recuperación económica ha reactivado la creación neta de empresas en España en los últimos años. El país alberga ya 3,34 millones de compañías activas, sumando cuatro ejercicios al alza desde el mínimo de 3,12 millones al que descendió en 2014 y rozando el máximo de 3,42 millones alcanzado en 2008, según los datos del Directorio Central de Empresas (Dirce) que ha publicado recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las empresas que más proliferan, sin embargo, son aquellas que no tienen ningún asalariado. De hecho, estas han batido récords y suponen ya más del 55% del total de compañías españolas.

En concreto, hay ya 1,84 millones de empresas sin ningún empleado. Emprendedores y autónomos societarios que no llegan a contratar personal son los principales representantes de este grupo. Así, el grueso de estas firmas, 1,22 millones, corresponden a personas físicas, mientras que otras 441.000 más son sociedades de responsabilidad limitada (S.L.). Existen, sin embargo, vehículos de inversión y otro tipo de sociedades similares que no cuentan tampoco con empleados directos lo que explica que haya 25.884 sociedades anónimas, 66 sociedades colectivas y otras 155.000 firmas de otro tipo.

El volumen de compañías sin empleados ha ido aumentando con fuerza en estos últimos cuatro años de incremento de empresas activas, tras caer a 1,67 millones en 2014. De hecho, el 26% de las empresas sin asalariados tiene menos de dos años de existencia. Y la mitad de todas las que hay registradas han sido creadas en los últimos siete años. Aunque este tipo de compañías han resurgido con fuerza durante la salida de la crisis, hay un factor estructural en esta dinámica, tal y como subraya el INE.

“La presencia de empresas muy jóvenes es relevante en el tramo de microempresas”, explica la institución, recordando que en algunos casos la masa laboral de estas compañías terminará incrementándose con el paso del tiempo si el negocio tiene éxito, con lo que periódicamente hay compañías que abandonan esta categoría al contratar personal o, claro está, por cierre. En este sentido, las compañías de mediano o gran tamaño son mucho más longevas. Así, el 45,6% de las firmas con más de 20 trabajadores tiene al menos dos décadas de historia.

Por sectores de actividad económica, el tipo más habitual de sociedad sin asalariados lo componen los pequeños comercios, que suman 365.581 de estas firmas. Le siguen 251.523 compañías de la construcción carentes de plantilla y otras 77.491 empresas sin empleados de la industria, mientras que las demás se reparten entre el resto de servicios.

Paradójicamente, en paralelo al máximo histórico alcanzado en el número de compañías sin empleados, este año se ha registrado también el máximo número de empresas con más de un millar de trabajadores de toda la serie histórica, que arranca en 1999. En total son 869 empresas, superando ya la cota de las 837 que se había llegado a alcanzar en 2008. De ellas, 750 firmas cuentan con menos de 5.000 empleados mientras que otras 119 empresas superan esta cifra.

En el caso de las empresas que superan los 1.000 trabajadores, el grueso son sociedades anónimas (S.A.), concretamente 422, prácticamente la mitad. El resto son sociedades de responsabilidad limitada (S.L.), con 234 más, organismos autónomos (126), asociaciones (59) o cooperativas (25), entre otros.

En este caso, las corporaciones con mayor volumen de plantilla se concentran especialmente en el ámbito de la industria, el comercio, así como en actividades sanitarias, hospitalarias y educativas, por ejemplo.

Una diferencia clave entre las compañías que superan el millar de empleados y las que no tienen ninguno es su distribución geográfica. Mientras que estas últimas se reparten de manera más uniforme por todo el territorio, el grueso de las grandes firmas se concentra en las comunidades de Madrid (44%) y Cataluña (20%). 

Normas