X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Zona euro »

Grecia abandona ocho años de rescates con una lista de tareas pendientes

Moscovici da por zanjada la crisis de la eurozona

La principal Bolsa helena retrocede un 78% en este periodo

La bandera griega ondea junto a la europea frente a la Acrópolis de Antenas (Grecia). EFE

La economía griega ha puesto fin a ocho años de programas de rescate en los que ha estado bajo la tutela de sus acreedores. Un periodo que el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, calificó ayer de “doloroso”. En él, el país ha recibido cerca de 289.000 millones de euros en tres rescates consecutivos, ha vivido un corralito financiero y que en 2015 estuvo a punto abandonar el euro. “Seguiremos al lado de Grecia, trabajaremos duro para que los sacrificios del pasado no sean en vano”, afirmó Moscovici, que destacó “el fin de un ciclo para Grecia pero también el fin de la crisis de la eurozona”.

Exactamente ocho años, tres meses y 18 días ha sido el tiempo que ha tardado Atenas en salir del proceso de vigilancia de la troika, al que el país heleno continuará sujeto hasta 2022, que seguirá con sus visitas trimestrales para comprobar la situación de las reformas puestas en marcha. Bajo esa atenta mirada, el Ejecutivo de Syriza liderado por Alexis Tsipras deberá hacer frente a una economía lastrada por una deuda que se acerca al 180% de su PIB.

El fin del tercer rescate a Grecia del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), activo desde 2015 implica un empujón por parte de la Comisión Europea para que el país vuelva a los mercados de deuda después de diez años. Por el momento, tan solo ha tanteado a los inversores con dos pequeñas emisiones de 3.000 millones a cinco y siete años.

Por el camino, la economía griega se contrajo un 25% entre 2008 y 2015, la tasa de desempleo se ha reducido al 20% –llegó a tocar el 27,8%–, el paro juvenil llegó a superar el 60% y medio millón de los 11 millones de habitantes del país optaron por emigrar.

El balance que dejan estos ocho años en los mercados de renta variable y deuda apunta a un desplome del 78% de su principal selectivo, el Athex General Composite. En lo que va de año, el índice retrocede un 11%, un castigo en el que también está teniendo que ver en las últimas semanas la debilidad de Turquía, país al que están expuestos bancos y empresas helenas.

Una situación que ha provocado que entidades financieras como Attica Bank, National Bank of Greece y Piraeus Bank acumulen caídas de entre el 20% y el 50% en el año.

En el mercado de deuda, el interés del bono heleno a diez años se sitúa en el 4,33%, lejos del 38,9% que llegó a alcanzar, una escalada que también se vivió en los plazos más cortos.