X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Amigos y familiares siguen siendo la opción favorita para buscar empleo

Ocho de cada diez parados recurre a sus allegados y el 67% envía currículums

La mayoría usa cuatro canales de búsqueda a la vez

Da igual que haya crisis o que no; que Internet pase a ser indispensable en las vidas de los ciudadanos, o que haya una gran proliferación de agencias privadas de empleo, los españoles que están desempleados siguen prefiriendo masivamente recurrir a sus amigos, familiares o a miembros de los sindicatos para buscar un puesto de trabajo.

Así lo reflejan los datos oficiales extraídos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística (INE). Entre abril y junio pasado había en España 3.490.100 desempleados, según la EPA y ocho de cada diez de estos parados (el 79%) declaraba haber recurrido a sus familiares y amigos para buscar un trabajo. Es, de entre todas las vías de búsqueda de empleo que plantean los encuestadores de la EPA, la más elegida por los parados. Y esto viene siendo así persistentemente desde hace más de quince años según los datos homologados de la serie histórica de la EPA. Siempre son los allegados la opción favorita por un mayor número de desempleados.

Ya ocurría así en 2002 –primer año de esta serie– y también en 2007. En ambos ejercicio fue la vía de búsqueda más elegida de todas; en este caso, por el 68% de los parados en ambos años. Esto ocurría, por tanto justo antes del estallido de la crisis y cuando el mercado español marcó la tasa de paro más baja de su historia (7,9% en el segundo trimestre de 2007).

Pero también fueron los familiares y amigos los primeros a los que acudieron los parados en el peor momento de la crisis: a principios de 2013, cuando la tasa de paro tocó su máximo (26,9%), el 87% de los más de seis millones de desempleados recurrió a esta vía de búsqueda de un puesto de trabajo, colocándola como la más recurrente de todas.

En general, el resto de las fórmulas para salir al encuentro de un empleo repiten puesto en el ranking.

La segunda opción que eligen en la actualidad el 67% de los parados que viven en España es la solicitud directa de un puesto en una empresa o la presentación de un curriculum vitae.

En un porcentaje similar (66%) los parados dicen haber mirado anuncios de empleo y ofertas fundamentalmente en Internet. Si bien, cuando las webs no estaban presentes en el día a día, solo el 49% de los parados recurría a mirar las ofertas, generalmente en prensa escrita o similar.

A la hora de elegir cómo encontrar un puesto de trabajo no hay prácticamente diferencias entre hombres y mujeres. Pero sí es llamativo que la mitad de los parados acude a las oficinas públicas de empleo aunque solo tienen éxito en poco más del 3% de los casos que intermedian entre oferta y demanda.

Más de un cauce

Una de las primeras cuestiones que se plantea alguien que busca empleo es a través de donde buscarlo. La mayoría de los parados (el 22%) dice recurrir simultáneamente a cuatro vías distintas para buscar empleo. Les siguen los que usan tres vías (el 18%) y dos vías (el 17,1%).

Esta búsqueda por múltiples canales sí ha cambiado en los últimos años. Así, justo antes de la crisis, a mediados de 2007, un mayor número de parados aseguraba que buscaba a través de dos o tres vías como mucho.

En cualquier caso, el impacto del desempleo de larga duración por efecto de la crisis hace que el periodo medio de búsqueda de empleo sea muy largo. De los 3,12 millones de parados que han trabajado anteriormente, 1,16 millones llevan más de dos años buscando un empleo y 443.500, entre uno y dos años.

  • Proceso difícil. A la hora de buscar empleo, lo primero que recomienda Marcos Huergo, director general de Lee Hecht Harrison, la consultora de recolocación del Grupo Adecco es “tomar conciencia de que no va a ser un camino fácil”.Aconseja empezar identificando el sector y el tipo de empresa al que se va a dirigir. Luego se elaboran los soportes (CV, cartas de presentación, vídeo o perfil en redes sociales) que se van a usar. Y después hay que desarrollar una estrategia de5 relaciones que acerquen al parado a su objetivo. También recomiendan diseñar una estrategia proactiva y sistemática de captación de ofertas a través de intermediarios, webs de empleo, redes sociales, networking y bolsas de trabajo.