Fracasa la reunión para frenar la huelga de los vigilantes de seguridad en Barajas

Alianza Sindical e Ilunion mantienen la distancia sobre los pluses de convenio

La huelga se llevará a cabo del 24 de agosto al 3 de septiembre

Tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Barajas de Madrid
Tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Barajas de Madrid EFE

Los vigilantes de seguridad continúan con la decisión de ir a la huelga del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, convocada para el próximo 24 de agosto y se extenderá hasta el 3 de septiembre, de 5 a 14 horas. La reunión llevada a cabo esta mañana no ha llegado a ningún acuerdo entre la representación del sindicato de vigilantes, Alianza Sindical, y la dirección de recursos humanos de Ilunion. Estos han sido convocados por el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) en el Instituto Laboral. “La postura de la empresa ha sido indignante”, ha indicado el portavoz del sindicato, Alberto García, para Cinco Días.

Ilunión, que se adjudicó un convenio de 58,2 millones de euros el pasado septiembre de 2017, se ha reafirmado en que los pluses convenidos, firmados con sindicatos mayoritarios del sector de la seguridad privada, el Ministerio de Fomento y AENA; no son de carácter fijo, sino variable. Por tanto, “han dado a entender que no tienen que comenzar a pagarlos desde el primer momento, sino que tienen todo un año para hacerlo”, ha explicado García.

El aeropuerto de Santander se une a la huelga en un 90% de probabilidad, debido a que el 80% de la afiliación de ese aeropuerto forma parte de Alternativa Sindical. Por su parte, Barcelona todavía no ha confirmado su postura ante el paro de la próxima semana. "Realmente, esperamos que no tengamos que no se llegue a provocar ningún conflicto laboral", han expuesto desde el Comité de Huelga. 

Desde el Comité de Huelga, los trabajadores de Ilunion piden que se cumplan con los pluses, como los de rotación, los de radioscopia y los de productividad. “Nuestro deseo era llegar, por lo menos, a un inicio de acuerdo porque, realmente, no tenemos ningún interés en llevar a cabo la huelga. Es un hecho que desgasta a sindicalistas, a los vigilantes, al cliente, a las aerolíneas…”, ha subrayado el portavoz del sindicato.

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA) ha mostrado el pasado jueves su preocupación por la convocatoria de huelga convocada por el sindicato de vigilantes de seguridad Alternativa Sindical. Como han alertado desde la asociación, “este paro provocaría un caos en los controles de seguridad, así como pérdidas de vuelos y conexiones para los viajeros, además de retrasos en la operativa de las compañías”. Una situación que las aerolíneas quieren evitar a toda costa para que no ocurra lo mismo que en el aeropuerto de El Prat el año pasado, en el que una huelga similar arrojó “innumerables colas en los filtros de seguridad y las consiguientes pérdidas de vuelos de los pasajeros.”

 

 

Normas