X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Bayer sigue su vía crucis en Bolsa por el glifosato a pesar de recordar las evidencias científicas a su favor

La alemana inicia la integración de Monsanto tras vender varios negocios a BASF

Vuelve a ser castigada en los mercados por la batalla judicial contra ese producto en EE UU

El herbicida Roundup de Monsanto, que contiene glifosato.

El gigante alemán Bayer anunció este jueves que da por iniciada la integración de Monsanto, la empresa estadounidense que ha adquirido por 55.000 millones de euros, tras completar la venta de algunos negocios agroquímicos a BASF exigidos por las autoridades de competencia para aprobar la macroperación. La empresa farmacéutica y química germana aprovechó para recordar que las evidencias científicas aseguran que el glifosato, un herbicida comercializado por Monsanto y que ha conllevada una condena millonaria en EE UU, no produce cáncer.

El pasado 10 de agosto un tribunal de California condenó a Monsanto a indemnizar al jardinero Dewayne Johnson con 252 millones tras ser diagnosticado con un linfoma no Hodgkin, que vinculó al uso continuado del herbicida Roundup de la empresa estadounidense, compuesto de glifosato. Además, se espera una lluvia de demandas en aquel país tras esa sentencia con un coste que podría ser multimillonario para la matriz alemana.

Tras la sentencia los inversores no han dejado de castigar a Bayer en Bolsa. Este jueves volvió a perder un 4,78% del valor y ya se ha dejado un 17,83% desde que se conoció la sentencia.

Bayer apunta en el comunicado que la decisión del tribunal californiano contradice “el peso de la evidencia científica, las décadas de experiencia real en el mundo y las conclusiones de los reguladores”, que indican que el glifosato no causa linfoma no Hodgkin. Recuerda además que el los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) en EE UU, la Agencia de Protección Ambiental (EPA), las autoridades europeas de seguridad alimentaria (EFSA) y química (ECHA) y otros reguladores a lo largo del mundo concluyen que el uso de este producto es seguro. De hecho, hay más de 800 estudios que así lo avalan. Aunque en 2015 la Organización Mundial de la Salud lo calificó como “probable cancerígeno”, una base para la decisión del tribunal californiano.

El grupo alemás, además, expresó su convencimiento de que tras la apelación, los tribunales llegarán a la conclusión de que Monsanto y el glifosato no son responsables de la enfermedad de Johnson.

La integración

La integración del fabricante estadounidense de transgénicos Monsanto en Bayer ya puede llevarse a cabo, después de que la también alemana BASF cerrara este jueves la adquisición del negocio global de semillas hortícolas de Bayer. "La integración de Monsanto en el consorcio Bayer puede comenzar", anunció el grupo en un comunicado.

Al completarse la compra por parte de BASF de una importante variedad de negocios y activos de Bayer de su división de agroquímica Crop Science con un volumen de ventas de alrededor de 2.200 millones de euros, se cumple también la condición impuesta por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

"Con la adquisición de Monsanto nace una empresa líder del sector agrario con una gran fuerza innovadora, una importante cartera de productos y con los estándares éticos más elevados", subrayó Bayer.

Con el cierre de la adquisición de algunos de sus negocios por parte de BASF y el cumplimiento así de las condiciones impuestas por Estados Unidos, Bayer tiene la posibilidad, a partir de hoy, de "participar de forma activa" en los procesos abiertos contra Monsanto en relación con el herbicida glifosato y también en otros posibles litigios, agrega la nota. Bayer recuerda que hasta el momento tenía vetado el acceso a informaciones detalladas e internas de Monsanto y, por lo tanto, tampoco podía pronunciarse sobre ellas.

Bayer reitera en su comunicado su opinión de que la decisión del jurado "contradice los informes científicos existentes, décadas de experiencias prácticas y las evaluaciones de autoridades reguladoras de todo el mundo", según los cuales "el uso de glifosato es seguro y no causa linfoma no hodgkiniano".

El consorcio expresa, además, su convencimiento de que los jurados "llegarán a la conclusión de que Monsanto y el glifosato no son responsables de la enfermedad" de Johnson.