X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los parados de la construcción son hoy cinco veces menos que en el peor momento de crisis

La obra pública municipal crece un 47% en el primer semestre

Los visados de vivienda nueva aumentan un 23% entre enero y mayo

Mes tras mes, los datos estadísticos confirman que la recuperación del sector de la construcción se mantiene a ritmos aún mucho más elevados que los de la economía en general.

Prácticamente todos los indicadores de actividad del sector registran en lo que va de año crecimientos superiores a la media del resto de actividades, según el Barómetro del Observatorio Industrial que recopila la Fundación Laboral de la Construcción.

La clara prueba de esta mejora sostenida es que la construcción es ya el sector económico que menos parados tiene: 138.900 de media en el primer semestre del año. Esta cifra representa solo el 4% de todos los parados contabilizados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La mayoría de los parados trabaja habitualmente en el sector servicios, dónde se ubican 1,1 millones de desempleados; y le siguen la agricultura (186.500) y la industria (163.600); además otros 1,8 millones de parados buscan su primer empleo o no trabajan desde hace más de un año.

Pero el dato más significativo es que el número total de desempleados de la construcción es ahora cinco veces menor que en el peor momento de la crisis, en 2009, cuando se llegaron a contabilizar 736.000 desempleados en el primer trimestre.

Así, el empleo crece en la construcción a un ritmo anual del 7%, lo que es más del doble que la media nacional. Si bien el número de trabajadores de estas actividades está aún muy lejos de los 2,6 millones de ocupados que llegó a tener antes de la crisis.

De hecho, desde que el empleo en este sector tocara suelo en 2014, con menos de un millón de ocupados, se han recuperado algo más de 300.000 trabajadores. Si bien, según los expertos, aún hay margen para recuperar más puestos de trabajo, sin llegar a los niveles previos a la crisis y al estallido de la burbuja inmobiliaria.

El número de empresas que operan en el sector también crece el doble que la media. Según el registro de empresas con cuenta de cotización en la Seguridad Social, estas sociedades aumentaron un 3,4% en el primer semestre del año. En concreto, las empresas dedicadas a actividades de construcción de edificios aumentaron un 4,6% y las de construcción especializada, un 2,9% en la primera mitad del año.

Pero de todos estos indicadores, el que se está comportando de manera más pujante en el primer semestre es la licitación de obra pública, que se incrementó un 39% entre enero y junio de este año en comparación con el mismo periodo del año anterior. En estos seis meses se adjudicó licitación pública por valor de 6.665 millones de euros.

Según datos de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan), de toda esta inversión, un 64% (4.278 millones) se destinó a contratos de obra civil, que aumentaron un 49%. Por su parte, los 2.387 millones restantes se destinaron a obras de edificación que subieron un 23%, en comparación con el primer semestre de 2017.

La licitación de obra pública municipal es la que está tirando más de la recuperación de la construcción ya que la inversión de las Administraciones locales fue la que más creció un 47%; seguida de la Administración Central, con un 38% de avance y las autonómicas, que la aumentaron un 28% interanual.

También la construcción de viviendas continúa recuperándose. Las solicitudes de visados para construir vivienda nueva se incrementaron un 23,8% hasta las 40.293 autorizaciones pedidas hasta mayo, según los últimos datos del Ministerio de Fomento.

Las reformas, pinchan

En el lado contrario, hay una actividad del sector que, en contra de la tendencia general, hace aguas. Se trata de las reformas. Los datos oficiales recogidos por la Fundación Laboral de la Construcción indican que entre enero y mayo se ha intensificado la caída del número de reformas que se realizan con autorización. En estos meses se registraron un total de 10.680, un 3,4% menos que en el mismo periodo de 2017, año que había terminado con un leve descenso de las reformas autorizadas del 0,3%. Esto se produjo tras dos ejercicios consecutivos de aumentos del 2,7% en 2016 y del 13,4% en 2015.

En el año 2000, al inicio de la burbuja inmobiliaria se produjo el mayor crecimiento de estas reformas en los últimos 20 años, con un incremento del 50% anual.