X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los lazos entre Amazon y el Pentágono, en el punto de mira

Dos consultores que colaboraron con el gigante ocupan altos cargos en la Defensa de EE UU, que en septiembre concederá un importante contrato

Congreso sobre computación en la nube organizado por Amazon en Las Vegas.

Puede que a Donald Trump no le guste Jeff Bezos, pero su Departamento de Defensa se lleva muy bien con Amazon. Dos consultores que colaboraron con el gigante ocupan altos cargos en el Pentágono, que en septiembre concederá un contrato por valor de 10.000 millones de dólares. Los rivales de Amazon se quejan de que los requisitos están escritos para favorecerle.

El programa Joint Enterprise Defense Infrastructure (JEDI) migrará datos militares a plataformas privadas en la nube. Debido a que puede provocar recortes de empleo y a que se otorgará a un solo proveedor, ha desatado cierta controversia con los legisladores. A los competidores de Amazon Web Services (AWS) tampoco les gusta. Oracle presentó recientemente una protesta formal ante el Congreso.

Amazon gastó 13 millones de dólares en hacer lobby en 2017, más que Oracle, y casi tanto como Microsoft e IBM juntos, según la organización sin ánimo de lucro Center for Responsive Politics. El gigante de Bezos ha ganado varios contratos públicos, y algunos de los principales ayudantes del secretario de Defensa, James Mattis, vinieron directamente de una consultora que asesoró a AWS en asuntos gubernamentales. Tanto Sally Donnelly como Anthony DeMartino hicieron pública su colaboración con Amazon, y estaban trabajando para Mattis cuando este visitó a Bezos en agosto de 2017. En el Pentágono, nadie ha publicado relaciones similares con otros potenciales postores de JEDI, según la agencia de noticias ProPublica.

La empresa de Bezos está bien posicionada para JEDI. Además de la cláusula de proveedor único, los plazos son muy justos: 30 días para los servicios no confidencial, y 270 días para uno de alto secreto. AWS ya administra la nube de la CIA y es el único proveedor acreditado para manejar todas los documentos clasificados de Defensa. La adjudicación se producirá antes de que se resuelva la impugnación de Oracle. Pero el fallo sería retroactivo; en mayo, la Oficina de Responsabilidad Gubernamental del Congreso anuló un contrato adjudicado al socio de Amazon REAN Cloud tras una protesta de Oracle. Bezos bien podría ganar JEDI, pero mantenerlo podría ser más difícil.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.