Los fabricantes de coches se arriesgan a 14.000 millones en multas

La media de emisiones de CO2 de los vehículos en 2021 tendrá que ser de 95 gr/km

El sector, a este paso, excedería el objetivo europeo en ocho gramos, según IHS Markit

Los fabricantes de coches se arriesgan a 14.000 millones en multas

Los fabricantes corren contrarreloj para reducir las emisiones contaminantes de sus coches nuevos y cumplir con el objetivo que ha marcado la Unión Europea para 2021: 95 gramos de CO2 por kilómetro. Según un estudio de IHS Markit, una consultora norteamericana, las automovilísticas están lejos de conseguirlo. La emisión media de los vehículos vendidos en la UE superará en ocho gramos la meta estipulada, lo que provocará que la industria se enfrente a sanciones de más de 14.000 millones de euros.

“Si las empresas no pueden cumplir con los objetivos a tiempo, se podrían enfrentar a multas promedio de 624 euros por vehículo a finales de 2020, con un aumento adicional de 190 euros en 2021 estimulado por el cambio definitivo a la nueva norma WLTP”, dijo el director asociado de IHS Markit, Vijay Subramanian.

La WLTP será la nueva norma de homologación de emisiones que tendrán que cumplir a partir del 1 de septiembre todos los coches de nueva matriculación. Esta prueba mostrará de una manera más realista la contaminación producida por cada vehículo. El antiguo examen, el NEDC, se hacía en laboratorio, mientras que el nuevo incorporará situaciones reales de carretera. Un mismo coche marcará que es más contaminante que antes. Pero, la anterior normativa seguirá utilizándose para correlacionar las emisiones hasta el 2021, que será cuando el método antiguo desaparezca completamente y solo se mida con la nueva norma de emisiones.

Según el estudio, si se hace una equivalencia entre las dos normativas, el objetivo de 95 gramos de CO2 por kilómetro se transforma en 114,9 gramos por kilómetro, si se utiliza el nuevo método WLTP. Si la industria del automóvil sigue como hasta ahora, superará esa cifra en ocho gramos, llegando a los 122,9 por kilómetro.

El estudio pronostica que en 2021, los coches eléctricos solo representarán el 4% de las ventas en Europa, mientras que los híbridos supondrán el 19%. Se necesitaría un “cambio sísmico” en la demanda de los consumidores para poder reducir las emisiones de gases contaminantes de los coches.

Los vehículos eléctricos, a paso de caracol en Europa

Un 0,9%. Eso es lo que ha aumentado la cuota de mercado de los coches eléctricos en la Unión Europea entre 2014 y 2017, según datos de ACEA. Actualmente, este tipo de automóviles representan el 1,5% de las ventas en el Viejo Continente. Desde la industria piden políticas que estimulen la compra de estos vehículos. Aunque el sector crece, solo lo hace en línea con el resto de la industria del automóvil.

Híbridos. Este sector en 2014 representaba el 1,5% de las matriculaciones. En 2017, dobló ese porcentaje, fue del 2,9%.

Año 2030. A este paso, ACEA calcula que los automóviles eléctricos representarán el 3,9% de las ventas en 2025 y el 5,4% en 2030.

En el continente europeo, solo Noruega cumple actualmente con el objetivo de 2021. Un estudio de la Agencia Europea de Medioambiente marcó que este país nórdico tuvo la media de emisiones de CO2 por automóvil nuevo más baja del Viejo Continente, 93 gramos por kilómetro. En el informe resaltan que el Gobierno de ese país tuvo una política activa y de largo plazo, en la que se apostó por la movilidad eléctrica, con una bajada impositiva muy importante. En 2016, en España la media de emisiones de los coches nuevos fue de 114,4 gramos de CO2 por kilómetro. Aunque, lejos de los números noruegos, son mejores que los de Alemania, que fueron 126,9 gr/km; o los de Reino Unido, con 120,1 gr/km.

ACEA, la asociación de fabricantes europeos de coches, aseguró que para reducir las emisiones es fundamental el desarrollo del mercado del coche eléctrico, algo que está lejos de suceder. Desde ACEA se quejan de que la Comisión Europea no vincula los objetivos de 2021 al desarrollo de una infraestructura de puntos de carga para estos automóviles. “Solicitamos [a la UE] que la legislación incluya un examen de realidad en un mediano plazo, para evaluar la disponibilidad de la infraestructura y la madurez del mercado del vehículo eléctrico”, dijo Carlos Tavares, presidente de ACEA, el pasado mes de junio.

“Nuestra industria está ansiosa por moverse lo más rápido posible hacia vehículos sin emisiones”, afirmó. “Sin embargo, todos los miembros de ACEA necesitan transformar sus empresas a un ritmo que sea manejable y que proteja su viabilidad a largo plazo, en un entorno global competitivo y feroz”, añadió.

Y en España, el diésel

Para conseguir una reducción de emisiones, los fabricantes en España ven contraproducente la batalla contra el diésel iniciada por el Gobierno, cuando el pasado 11 de julio la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dijo que “el diésel tiene los días contados”.

En la industria remarcan que con los coches de gasolina será imposible cumplir con la marca de 95 gramos de CO2. “Las manifestaciones al respecto del diésel están provocando una caída en picado de las ventas, cuando estos coches tienen unas emisiones de NOx (dióxido de nitrógeno) y partículas similares a los vehículos que funcionan con gasolina, y muchas menos emisiones de CO2”, se quejan desde Anfac, la asociación de fabricantes de coches españoles.

Los automóviles que funcionan con gasóleo han perdido 13 puntos porcentuales de cuota de mercado en julio de este año, en comparación con el mismo mes de 2017. Mientras que los vehículos eléctricos e híbridos, aunque siguen creciendo de manera exponencial, solo han representado el 5,9% del volumen de ventas en lo que llevamos de 2018.

Faconauto, asociación que agrupa a la red de concesionarios española, aseguró que las adquisiciones de coches diésel por particulares cayeron casi un 40% en julio y su peso se ha reducido a un 20% de todas las matriculaciones hechas en este canal de comercialización. “Está claro que el clima creado en el último mes alrededor de esta tecnología ha tenido un impacto inmediato y muy negativo en la percepción que tiene el cliente”, explicaron.

Desde el sector remarcan que una medida que ayudaría de verdad a bajar las emisiones contaminantes, sería el achatarramiento de los vehículos viejos. Según datos de Anfac, la tasa de bajas por vehículos nuevo en España ha caído del 59% a finales de 2017, al 53% en el primer semestre de este año. Es decir, solo se achatarran un coche viejo por cada dos nuevos que se vendieron.

Normas