X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Ganar un 15% es posible: los fondos españoles más rentables optan por las tecnológicas de EE UU

Los fondos españoles y sicavs invierten casi 500 millones en las principales firmas del Nasdaq

Apple es la cotizada que más apetito despierta

Apple ha abierto la carrera del billón de dólares. A comienzos de agosto y justo después de que la compañía divulgara sus cuentas, la compañía de la manzana alcanzó el billón de dólares de capitalización, un hito que hasta el momento solo estaba reservado para la petrolera Petrochina.

En EE UU la empresa que preside Tim Cook es la única que ha logrado la proeza, pero tras ellas existen otras tres firmas, también tecnológicas, que persiguen el mismo objetivo. Esto se produce en un momento en que el sector tecnológico de EE UU, el mismo que ha servido de impulso a los máximos de Wall Street, empieza a despertar la desconfianza de los inversores. Cotizadas como Amazon (su capitalización alcanza los 919.190 millones de dólares), Google (860.610 millones de dólares) y Microsoft (832.440 millones) quieren seguir los pasos de Apple.

Inversores internacionales y españoles son conscientes del potencial que siguen teniendo estas firmas y en un momento en el que la renta variable Europa genera más dudas que certezas las tecnológicas estadounidenses, pueden convertirse en la llave para sacar partido a la inversión en renta variable.

Según datos de Finect y de la CNMV a cierre del 30 de junio, el valor de las principales posiciones de fondos y sicavs españolas en estas cotizadas alcanza los 470 millones de euros.

Por encima de todos destaca el apetito que despiertan los títulos de Apple. Las 20 mayores participaciones mantienen posiciones por valor total de 172 millones. Por volumen y porcentaje de activos bajo gestión el fondo CaixaBank Comunicaciones Estándar, que en el año acumula una rentabilidad del 19,8%, es el que ostenta la participación más significativa en la compañía de la manzana con 24,3 millones, importe que representa el 9,97% del patrimonio del fondo. Este vehículo de inversión se caracteriza por disponer de exposición de entre el 70% y el 100% a compañías pertenecientes al sector de las comunicaciones y tecnología. De hecho, su inversión en busca del billón de dólares no se limita al fabricante de los iPhones. El fondo también ostenta participaciones en Microsoft (24,3 millones) y Alphabet (la matriz de Google con hasta 11,6 millones de euros).

El fondo de CaixaBank ejemplifica muy bien cómo los vehículos que destinan un porcentaje elevado de su inversión a las grandes tecnológicas de EE UU son a día de hoy los que gozan de las rentabilidades más atractivas, superan el 8% que llegan a dar los fondos más rentables que invierten en Bolsa española. Así BBVA Bolsa Tecnología y Telecomunicaciones (la rentabilidad en el año es del 14,2%), dedica 22,2 millones (el 4,66% del patrimonio) a Apple. El siguiente que más apuesta por el gigante tecnológico es KutxaBank Bolsa EE UU Cartera con 18,5 millones (7,3%).

El interés por las grandes del Nasdaq no se limita a Apple. La siguiente de las cuatro grandes tecnológicas que más gusta a los inversores es Microsoft en la que las 20 mayores participaciones de fondos y sicavs alcanza los 144,3 millones. Le sigue Amazon con 88,3 millones y Alphabet. En esta última solo 10 vehículos de inversión tenían invertidos 72,8 millones a cierre del 30 de junio.

El interés que suscitan estas cuatro grandes compañías también hace las delicias de las grandes fortunas. Tres de las sicavs más famosas se decantan por estas cotizadas. Así, Herprisa y Gesprisa, los dos vehículos de inversión propiedad del dueño de Pronovias, Alberto Palatchi, invierte en las cuatros: en Apple mantiene participaciones por valor de 33,3 millones, en Amazon alcanzan los 11,8 millones; en Microsoft, los 14,8 millones y en Alphabet se limitan a 15,3 millones.

En la sicav de Alicia Koplowitz la apuesta más destacada es para Amazon, a la que destina 6,5 millones, importe que representa el 1,19% de su patrimonio. Le sigue Alphabet, con cuatro millones (0,84%) y Microsoft, con 2,6 millones (0,47%).

Palancas para el crecimiento

Amazon, que ya se come la mitad de las ventas online en EE UU según eMarketer, anunció un beneficio de 2.530 millones de dólares en el segundo trimestres, dos veces más alto que en el mismo periodo de 2017. La firma, que tuvo en la publicidad y la computación en la nube sus grandes áreas de crecimiento, registró unos ingresos de 52.900 millones, un 40% más. Solo su filial Amazon Web Services le generó ingresos por 6.100 millones y un beneficio operativo de 1.640 millones en el trimestre, gracias a los márgenes que le otorgan su negocio de vender tiempo de computación.

Pero los tentáculos de la compañía siguen avanzando hacia nuevos negocios. Y más allá de su imparable negocio minorista de consumo, su gigante Marketplace, y su negocio en la nube, ha hecho una gran apuesta de futuro con su altavoz Echo y su asistente inteligente Alexa para dominar la próxima era tecnológica, donde la voz y los bots serán dominantes, y mira a nuevas áreas como las finanzas, los seguros o el sector farmacéutico.

Google y Microsoft están más alejada del billón de dólares, pero son sobre el papel las siguientes candidatas a lograr la hazaña. Y en ambos casos el cloud parece la palanca clave para que lo consiguieran.

Alphabet (matriz de Google) ha puesto en marcha un agresivo plan para impulsar sus servicios en la nube en el medio y largo plazo y alojar en ella a importantes clientes empresariales. Ya ha logrado atraer a Apple, PayPal y Twitter, entre otros. La firma, que fichó recientemente a Diane Green, una gran experta en cloud computing (dirigió antes VMware), también avanza en paralelo en otros terrenos como el del hardware, con sus ordenadores Chromebook, sus teléfonos Pixel y su altavoz Google Home, que le abre una puerta al home entertainment. La valoración de la compañía también se puede ver impulsada por sus apuestas por la inteligencia artificial y el coche conectado, y su plataforma Youtube. Como puntos negros: la sanción de la Comisión Europea amenaza su estrategia de negocio en el móvil, y deberá cuidar los aspectos relacionados con la privacidad y las fake news, que tanto daño están haciendo a Facebook.

Microsoft, por su parte, parece haber encontrado en Satya Nadella, su actual CEO, al hombre capaz de llevar al gigante del software a romper el techo del billón de dólares. En los algo más de cuatro años que lleva al frente de la compañía, el valor de esta se ha más que duplicado. Y el futuro parece prometedor, según los analistas, que ven a firma muy bien posicionada para liderar áreas de gran futuro como el cloud computing, la realidad aumentada, el machine learning y la computación cuántica. Las apuestas por la inteligencia artificial, la nube y las arquitecturas abiertas, han resultado definitivas para aupar a esta compañía a lo más alto en Bolsa, y según Morgan Stanley podría alcanzar el billón antes de que acabe el año.