X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La CNMC insta a eliminar todas las restricciones a Airbnb

Considera que las regulaciones autonómicas y locales vulneran la competencia

Rechaza que la vivienda turística haya disparado el precio del alquiler

Turistas en el centro de Valencia.

Airbnb ha encontrado un alíado inesperado en la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia (CNMC). Frente a la demonización que ha sufrido por parte de autonomías y ayuntamientos, con legislaciones restrictivas para los pisos turísticos (Madrid solo los permitirá si tienen acceso directo a la calle y Bilbao y San Sebastián los limitará a plantas bajas o primeros pisos), la CNMC ha publicado esta mañana un informe demoledor en el que se alía con todos los argumentos defendidos por la plataforma norteamericana.

El organismo presidido por José María Marín Quemada considera que existen numerosas restricciones a la competencia que introducen barreras a la actividad y resultan perjudiciales para ciudadanos y usuarios. Esto le llevó a acudir a los tribunales para denunciar las leyes que en materia de vivienda turística sacaron dos autonomías (Madrid y Canarias) y la semana pasado anunció que haría lo mismo con los ayuntamientos de Madrid, Bilbao y San Sebastián. La CNMC considera que solo debe intervenirse en el mercado “cuando sea necesario para paliar un fallo de mercado que ponga en peligro una razón de imperioso interés general, de manera proporcionada (esto es, buscar la medida que minimice las distorsiones en el mercado) y no discriminatoria”, apunta en el comunicado. Por ello apunta a continuación un listado extenso de requisitos, obligaciones y prohibiciones “que suponen una carga irrazonable, excesiva o de imposible cumplimiento para los titulares de la vivienda”. A su vez divide estas exigencias entre graves y muy graves. Entre las primeras, a su juicio, se encontrarían limitar la duración de la estancia, el número de noches, prohibir el alquiler por habitaciones, impedir la actividad en edificios residenciales o la regulación de los precios. Entre las más graves para la competencia, el estudio incide en que se deberían anular las autorizaciones previas, las obligaciones de que la vivienda cuente con equipamientos que no se les exije al resto de viviendas o la necesidad de que haya asistencia telefónica y presencial.

Pero quizá el punto más polémico es el referido al precio del alquiler. Los precios se han disparado en las grandes ciudades y los dedos acusadores se han dirigido contra Airbnb, al que acusan de expulsar a los vecinos de sus barrios. La CNMC no cree que sea por eso. “No existe evidencia concluyente, pues si bien se ha registrado un aumento generalizado de los precios de la vivienda en España en los últimos año, ello se debe a una confluencia de factores económicos, entre los que cabría incluir el uso turístico, pero es difícil discernir en qué medida han contribuido cada uno de esos factores. Así no existe evidencia de una relación directa y exclusiva entre la oferta de viviendas turísticas y el precio de las viviendas”, recalca.

Lo que hacen en otros destinos

Amsterdam. Esta permitida la cesión total o parcial de la vivienda. Si no supera los 60 días al año no es considerada como actividad profesional. Los alquileres están limitado a cuatro huéspedes.

Bruselas. El casero tiene que estar presente en la llegada de huéspedes y estar disponible toda la estancia. Está obligado a declarar los ingresos obtenidos por esa actividad ante la autoridad fiscal.

Grecia. No se permite el alquiler de más de dos viviendas por propietaria y el alquiler se limita a un máximo de 90 días por año, a menos que los ingresos obtenidos sean inferiores a 12.000 euros. Asimismo la vivienda tendrá que tener una superficie mínima de 9 metros.