X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La recompra de acciones por un billón de dólares relanza a Wall Street hacia máximos

Goldman Sachs considera que estás adquisiciones serán clave en 2018 El banco estima que la inversión en títulos propios crecerá un 46%

Apple ya tiene el triunfo para la eternidad, ha conseguido ser la primera compañía del mundo en valer más de un billón de dólares (unos 860.000 millones de euros). Pero esto no es más que una anécdota, como explica un informe de Goldman Sachs.

El billón realmente importante es el de las recompras de acciones de las empresas del otro lado del Atlántico, que están cebando las cotizaciones y relanzando a nuevos máximos históricos a Wall Street, señala el banco de inversión. El Nasdaq marcó su récord el 25 de julio en los 7.932 puntos; el Dow Jones, en los 26.616 el pasado 26 de enero; el mismo día en que el Standard & Poor’s 500 alcanzó su mejor marca, en los 2.872 puntos.

Los tres índices rozan cotas desconocidas, y lo hacen porque tienen un arma secreta: la adquisición masiva de títulos por las propias empresas. “Las recompras continúan siendo la mayor fuente de demanda de acciones”, sentencia Goldman. Y además agosto es el mes en el que más títulos se recompran: el 13% del total.

Goldman ni menciona la guerra comercial desatada por Trump y China en su creciente escalada arancelaria. No es tan importante para el mercado de EE UU; al menos de momento. Está por ver el efecto del descontrol en Turquía y la fuga de capitales del país.

El dinero que va a entrar en la renta variable estadounidense solo por la vía de la inversión de las propias empresas crecerá este año cerca de un 48% respecto a 2017. Las compañías ya han autorizado recompras por un total de 754.000 millones de dólares (alrededor de 650.000 millones de euros), pero las previsiones de Goldman Sachs son que alcancen la cifra redonda del billón de dólares en 2018. La misma cantidad que alcanzó Apple a comienzos de agosto.

Una vez que las compañías han publicado sus resultados, concluye el periodo de restricción (black out) de compras de acciones propias. Más del 80% de las empresas del S&P 500 ya han enseñado al mercado sus cuentas de la primera mitad del año y pueden ponerse por tanto manos a la obra y volver a darle al botón de adquirir acciones propias.

La inyección de dinero llegará y además esto tendrá un efecto secundario en el beneficio por acción, según Goldman Sachs. El cálculo es sencillo: a igual cantidad de beneficio pero con un menor número de acciones, más beneficios por acción. El consenso de mercado espera que este parámetro suba un 10%, hasta los 178 dólares por título este ejercicio.

El objetivo de final de 2018 para el S&P 500 del banco estadounidense son los 2.850 puntos, que ya han sido superados. La previsión a 12 meses tampoco está muy por encima, en 2.925.

Goldman reconoce que el mercado está cotizando en niveles históricamente caros en relación al PER (número de veces que el beneficio por acción está incluido en el precio). Pero al tiempo señala que esta ratio se ha ido reduciendo sigilosamente en los últimos tiempos hasta las 16,7 veces actuales desde las 18 de febrero, gracias a unos resultados estelares.

Los sectores que más acciones han recomprado en el último año son las tecnológicas (26% del total), financieras (23%) y el consumo cíclico –compañías de ropa deportiva, automovilísticas, de restauración, hotelería–, con un 15% (véase gráfico). Y Goldman señala que la voracidad de las tecnológicas no ha concluido: les queda la mitad por comprar este año.

Archivado en:

Y además:

Outbrain