X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La mayor huelga de Ryanair deja en tierra a 67.000 pasajeros

La compañía canceló 400 vuelos en toda Europa 14.000 afectados en España, que tendrán derecho a compensaciones de hasta 600 euros

Un pasajero de Ryanair en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez en la huelga de julio.

Ryanair ha cancelado este viernes unos 400 vuelos en toda Europa, 76 con origen o destino en España, por la jornada de huelga convocada por sus pilotos (la mayor de la compañía hasta ahora) en Alemania, Irlanda, Bélgica, Suecia y Holanda, lo que provocó que quedasen en tierra unos 67.000 pasajeros, según cifras de los sindicatos convocantes, de los cuales 14.000 fueron en España. Ryanair cifró en 55.000 el total de viajeros afectados en Europa. La compañía notó el efecto del conflicto laboral en su valor en Bolsa: se desplomó un 4% el viernes.

En Alemania, el país más afectado, el paro ha obligado a cancelar un total de 250 vuelos en hasta diez aeropuertos del país, con trastornos para unos 42.000 pasajeros. En Bélgica, la dirección de la aerolínea mantuvo las 104 cancelaciones previstas, con 82 suspensiones en el aeropuerto de Charleroi, al sur de Bruselas, y 22 en el de Zaventem, que afectaron en total a unas 14.000 personas. En Suecia, el paro fue convocado por unos 40 pilotos de la aerolínea, aproximadamente el 80 % de los contratados por la compañía en ese país nórdico, y ha provocado la cancelación de 22 vuelos con salida y llegada al aeropuerto de Skavsta (al sur de Estocolmo).

En Irlanda, la movilización de 24 horas de la Asociación de Pilotos Irlandeses de Aerolíneas (Ialpa), la quinta desde el mes pasado, ha provocado la cancelación “de solo 20 vuelos con origen o destino” en ese país, lo que ha afectado a unos 3.500 clientes, según un comunicado de Ryanair. La Ialpa agrupa a un centenar de pilotos contratados directamente por la aerolínea en ese país. El resto, unos 250, que son pagados por agencias o son autónomos, han acudido a sus puestos con normalidad, lo que le permitió operar a Ryanair unos 300 vuelos programados en Dublín, explicó la compañía.

Por su parte, en Bélgica, una treintena de pilotos de la aerolínea se congregaron el viernes en el aeropuerto de Charleroi, bajo el lema: “Ryanair debe cambiar. Ahora”. Según argumentó a Efe el presidente de la Asociación Belga de Pilotos, Alain Vanalderweireldt, debido a sus condiciones contractuales actuales, los trabajadores de la empresa son “extremadamente vulnerables en cualquier circunstancia que suponga un desacuerdo con los empleadores”.

Los pilotos holandeses, por su parte, se sumaron a la movilización el jueves, después de que un juzgado de Haarlem, a las afueras de Amsterdam, desestimara una solicitud de Ryanair para frenar su huelga. Según la aerolínea, todos los vuelos programados para este viernes desde y hacia Holanda operaron con normalidad. La huelga de los pilotos se produce después de los paros de tripulación de cabina de los pasados 25 y 26 de julio en Irlanda, Portugal, Italia, España y Bélgica. Se trata de la primera protesta conjunta que efectúan los pilotos en la historia de la compañía, a la que reclaman avances en las negociaciones que mantienen desde principios de este año sobre salarios y condiciones laborales.

Asimismo, el Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, informó este viernes a los pasajeros españoles que puedan verse afectados por las cancelaciones de vuelos, que tienen derecho a asistencia y al reembolso o transporte alternativo hasta su destino final, así como a compensaciones de entre 250 y 600 euros, según la distancia. Además, ha asegurado que los inspectores de AESA velarán por que la aerolínea cumpla con lo establecido en la normativa europea sobre retrasos, cancelaciones y denegaciones de embarque, que protege los derechos de los pasajeros. “Los posibles incumplimientos podrían ser objeto de la apertura de expediente sancionador”, ha afirmado.

El Ministerio ha explicado en el comunicado que la cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía, no es una circunstancia extraordinaria, por lo que la aerolínea está obligada a pagar compensaciones por la cancelación del vuelo, si no ha cumplido con unos requisitos, como avisar con dos semanas de antelación y realizado una propuesta de transporte alternativo con unas determinadas condiciones.

Archivado en:

Y además:

Outbrain