X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Loring, gafas de moda de venta solo en farmacias

Su creador copió de Estados Unidos el modelo de venta de lentes económicas, pregraduadas y premontadas La firma ha incorporado las líneas de vestir y sol de Hannibal Laguna y una marca España, el toro de Osborne

Modelos lucen gafas Oporto y Milán de Loring.

Hace años, ser présbita y despistado –¿de verdad que nunca ha perdido unas gafas de lectura?– salía muy caro en España. Y es que, a comienzos de los noventa, hacerse unas lentes de cerca costaba un dinero considerable y requería ir a encargarlas a una óptica y esperar días e incluso semanas. Mientras que ese era el panorama en nuestro país, en EE UU uno podía conseguir al instante gafas pregraduadas en cualquier farmacia.

Esta descompensada situación llevó a Víctor Castillo a liarse la manta a la cabeza en 1994 y montar una empresa, Productos Loring, de gafas económicas, premontadas, pregraduadas y, muy importante, con los parámetros necesarios de calidad que un producto sanitario clase 1 requiere.

De hecho, “nuestra licencia de fabricación de gafas de lectura está expedida por el Ministerio de Sanidad, para que su comercialización sea en el canal de farmacia”, explican desde la compañía.

La decisión de emprender de Víctor Castillo llegó en un momento clave de su vida, a los 60 años, tras finalizar una carrera de 30 años como comandante de Iberia. Lejos de lanzar la empresa y retirarse a observar, Castillo se mantuvo en activo durante años como director general, hasta que tomó su relevo en 2016 María Martín, que entró en la compañía cuatro ejercicios antes.

Modelo Sancti Petri azul, de Toro de Osborne.

Novedades

Precisamente, los últimos años han sido los que han hecho experimentar a la firma de lentes, aún propiedad de la familia del fundador, su desarrollo más espectacular gracias, sobre todo, al lanzamiento y distribución de otras marcas: las líneas de gafas de vestir y de sol del diseñador de renombre internacional Hannibal Laguna en 2015 y en 2017, Toro de Osborne.

Además de la marca propia Loring, fabrican para otras enseñas nacionales e internacionales, que también distribuyen el producto dentro del canal farmacia.

Otro hito importante en su historia fue el lanzamiento de las primeras gafas de sol tanto de adulto como de niños, que se incorporaron al catálogo de Loring en 2005 y supusieron un boom de ventas, dado que fueron los primeros en incorporar ese producto en el canal farmacia.

La empresa cerró 2017 con 2,6 millones de facturación y la previsión es crecer el 3% este 2018 tras varios ejercicios con alzas mantenidas, que les han llevado a acumular una subida del 27% en siete años. De hecho, los ingresos se han más que duplicado –un 57%– en algo más de una década.

En cuanto a la cuota de mercado, están aproximadamente en torno al 35%-45% de las boticas españolas. “Eso significa que estamos presentes en más de 8.400 farmacias”, indica.

“Hace 25 años, nuestra oferta fue muy novedosa y fuimos de los primeros en ver que la farmacia necesitaba otro enfoque, y a día de hoy es una realidad. Lo podemos observar en la gran variedad de productos OTC (aquellos sin necesidad de prescripción médica) y servicios por los que está apostando”, asegura María Martín, directora general de Loring.

La producción, en Asia

La compañía empezó con solo 3 personas, pero ahora cuenta con 16 en plantilla. Incluso, en los últimos cinco años, debido al crecimiento que ha experimentado, han incorporado cinco nuevos puestos de trabajo. “Somos muy estables en el plano laboral; la media de trayectoria en la compañía es de ocho años, aunque también hemos incorporado savia nueva en determinados departamentos, como producto o ventas”.

Es más, según la directora general, María Martín, “podemos presumir de no haber hecho nunca recortes en plantilla y de ser un equipo muy unido. Es una empresa líder indiscutible del sector, que mantiene un ambiente y política familiares”.

Fabrican en países asiáticos, por lo que no cuentan con fábrica propia, pero eso no significa que descuiden el proceso de producción, ya que, como explican desde la firma, “sí que realizamos auditorías internas con nuestra consultora en dichas fábricas que garantizan los estándares de calidad exigidos por las normativas españolas y comunitarias. Además de los controles, en el laboratorio efectuamos de nuevo dichas pruebas, llevadas a cabo por el técnico responsable, quien, mediante de instrumental específico, vuelve a certificar que dichos parámetros de calidad se superan con creces”.

En cuanto a incorporar más marcas, “por el momento nuestro portfolio está muy completo”, asegura la directora general.

Archivado en:

Y además:

Outbrain