X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Viguecons Estévez, la constructora cordobesa que hace las Américas

La especialista en obra hidráulica se ha asentado en Panamá y Nicaragua, y sondea nuevos mercados Nació como negocio de albañilería y hoy está al frente del mantenimiento de grandes presas en España

Presa La Breña II, en Almodóvar del Río (Córdoba), obra de Viguecons.

El gerente y propietario de la constructora Viguecons Estévez, Francisco Estévez, guarda en su móvil una foto de juventud posando ante una furgoneta. El chaval, sonriente, se apoya en el coche que conducía su padre. En un lateral se anuncia una empresa de albañilería. Tenía 40 empleados y era de las que igual levantaba una casa que hacía una pequeña reforma.

Probablemente ni el padre ni el hijo alcanzaron a soñar entonces el camino que emprendería, 30 años después, esta firma de obra civil domiciliada en Almodóvar del Río (Córdoba).

El fundador falleció cuando Francisco apenas había alcanzado la mayoría de edad. Y aunque la empresa cerró, la idea de emprender seguía intacta. Fue en 1994 cuando el hoy presidente la reactivó para el negocio de la edificación e introducirla posteriormente en la obra civil como subcontrata. Llegaron las certificaciones y, con ellas, el vuelo en solitario.

Esta modesta constructora, en un ecosistema dominado por gigantes como ACS, Ferrovial, Sacyr, Acciona y otras tantas, se ha empeñado en hacerse un hueco entre las especialistas en obra hidráulica. Y tras ganar referencias principalmente en Andalucía, como el mantenimiento, conservación, auscultación, inspección y vigilancia de las presas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en Sevilla, también trabaja para asentarse en América, donde ya firma obras.

Trabajadores de Viguecons en la estación depuradora de Zalamea la Real (Huelva).

“Tengo un hijo estudiando la carrera de ingeniero de caminos. Para mí es un orgullo haber sacado adelante la pequeña empresa de mi padre y mantenerla a día de hoy totalmente independiente”, relata Estévez.

Otro motivo por el que sacar pecho es el de contar con las mayores clasificaciones para ejecutar obras relacionadas con el ciclo del agua, “incluida la de grandes presas [E2F]”. La compañía tiene encargos de diverso calado en 36 diques y presas españolas, de las que 7 están en su mercado natural de Andalucía.

Con una plantilla estable de 170 personas, la facturación de Viguecons se aproxima a los 30 millones de euros anuales, con 12 millones ingresados en España y 16 millones en Panamá, como principales mercados.

La cartera de trabajo a futuro refleja el peso de América frente al mercado local, con 26 millones en obras en suelo panameño, 6 millones en Nicaragua y 8 millones en España (40 millones en total).

La gestión de Francisco Estévez se apoya en fórmulas que habitualmente se escuchan en boca de los gestores de las mayores constructoras: “Sondeamos oportunidades en economías dolarizadas, con legislaciones similares a la española en lo que toca a contratos públicos, y con seguridad jurídica y estabilidad social. Eso sí, con foco en un muy limitado número de países”.

Un mix que acota enormemente el mapamundi. De hecho, debe mirar con preocupación en estos momentos los acontecimientos políticos y revueltas sociales en Nicaragua, uno de sus nuevos mercados de expansión.

Otro de los preceptos que guía a Viguecons en el exterior es la búsqueda de proyectos cofinanciados por entidades internacionales, teniendo obras en las que cobra del BEI, BID o CAF, entre otros organismos multilaterales. Se trata de medir al milímetro los riesgos de ejecución y cobro.

Desde la asociación de empresas regionales de obra pública Aerco, encabezada por el presidente de Collosa, Alejandro Llorente, se explica que una obra en el exterior con riesgo financiero o cerrada con un conflicto judicial puede llevarse una pyme por delante: “En el sector de la obra civil nos hemos visto obligados a la internacionalización como ejercicio de supervivencia, pero a veces era tan peligroso salir con prisa como quedarse paralizado”, explican.

Panamá, primera parada

Balsas para el alcantarillado de la ciudad de Pedasí (Panamá).

En otra de las fotos que habla de la trayectoria de este empresario cordobés, Estévez estrecha la mano del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, quien abrió una gran oportunidad de desarrollo para Viguecons con el lanzamiento del programa Sanidad Básica 100/0 (agua depurada en el 100% del país y cero letrinas). La española tiene firmada su participación en redes de suministro y alcantarillado de este programa por 14 millones de euros.

De hecho, la primera obra de Viguecons fuera de España llegó por encargo del Consejo Nacional para el Desarrollo (Conade) de Panamá. “Era un salto modesto, pero hoy operamos en el mercado panameño con una cartera de 26 millones”, explica.

De la reserva de contratos, en las próximas semanas está previsto el arranque del desarrollo de la zona Chorro Blanco, con un presupuesto para Viguecons Estévez de 11,5 millones de euros. Esto es construir medio centenar de depósitos e instalar un entramado de tuberías para el suministro de agua a más de 30.000 panameños.

Sin dejar de atender el mercado local, esta cordobesa tiene claro que su camino está en América.

Archivado en:

Y además:

Outbrain