X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Planes transfronterizos: cómo ahorrar para la jubilación cuando se trabaja en varios países

Se espera que estén disponibles para invertir en 2021

Su fiscalidad es la del país en el que se hace la aportación

Getty Images

La Comisión Europea publicó en julio la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre Productos de Pensiones Personales Paneuropeos (PEPP). El proyecto tiene como objetivo la definición de un nuevo producto de pensiones de carácter personal (tercer pilar), voluntario y adicional a los que ya existen en los Estados miembros. No modifica los vehículos existentes en cada país sino que crea una figura nueva. La asesoría jurídica de Inverco, la asociación que agrupa a las principales instituciones de inversión colectiva, explica las claves del producto.

  • El desarrollo de esta iniciativa autorizará que los ahorradores puedan complementar la pensión pública con una individual mediante un producto que permitirá aportar a un plan de pensiones de forma transfronteriza en los 28 Estados miembros. Se trata de un pasaporte comunitario para los planes de pensiones individuales.
  • Existirán hasta cinco opciones de inversión disponibles para los ahorradores. La básica será una opción que garantice la protección de la inversión que permita al ahorrador recuperar el capital. Otras opciones incluirán técnicas de mitigación del riesgo, como los fondos con objetivo de rentabilidad –que incluyen técnicas de cobertura mediante derivados–; o de ciclo de vida –van modificando la cartera en función de los años que quedan para la jubilación– y, por último, híbridos, que combinan estrategias de ciclo de vida y garantías de capital o gestión alternativa y garantía de capital.
  • La movilidad entre países permite al ahorrador seguir aportando al PEPP contratado con un determinado proveedor cuando cambie de país dentro de la UE y mantener todas las ventajas a incentivos fiscales.
  • La fase de rescate no se armoniza, dejándose, por tanto, a la voluntad de los países miembros. La Comisión de Asuntos Económicos aboga por la posibilidad de un rescate temprano en determinados supuestos y por favorecer el rescate en forma de renta.
  • El régimen fiscal no queda establecido dentro del reglamento PEPP, al ser competencia de cada país. No obstante, la Comisión Europea recomendó que todos tengan el mismo tratamiento fiscal que tengan establecido en sus productos de pensiones nacionales. Al borrador de reglamento se han enviado más de 900 enmiendas. La reunión, defensa, inclusión y su votación está prevista para el próximo mes de septiembre.
  • La actividad transfronteriza de los planes de pensiones de empleo estaba regulada en la anterior directiva. Así, un plan de pensiones de empleo español podía estar integrado en un fondo de pensiones de empleo de otro estado y viceversa. Ahora también se permite realizar transferencias de planes de pensiones de empleo (parciales o totales) entre fondos de empresa de varios países. Los Estados tienen dos años para trasponerlas. Se espera que esté en vigor en 2021.