Redes sociales

Facebook pierde a su jefe de seguridad, la cuarta baja en plena crisis por las campañas de desinformación

Alex Stamos abandona la compañía por desacuerdos con la cúpula sobre cómo gestionar las 'fakes news'

Alex Stamos, dejará su cargo de jefe de seguridad de Facebook el 17 de agosto.
Alex Stamos, dejará su cargo de jefe de seguridad de Facebook el 17 de agosto.

La crisis en Facebook no se contiene. El jefe de seguridad de la mayor red social del mundo, Alex Stamos, ha anunciado que dejará la compañía el próximo 17 de agosto para incorporarse como profesor adjunto en la Universidad de Stanford. La noticia llega justo un día después de que la empresa de Mark Zuckerberg desvelara que ha desactivado 32 cuentas y páginas de la red social, presuntamente vinculadas a una campaña de desinformación para influir en los comicios legislativos que se celebrarán en noviembre en EE UU, creando confusión entre los votantes.

Stamos no ha dado detalles sobre la razón de su marcha, pero The New York Times asegura que se debe a los desacuerdos con Facebook sobre cómo la red social debía gestionar la difusión de fakes news (noticias faltas) y campañas de desinformación. Según el rotativo, Stamos ha sido un fuerte defensor de investigar y divulgar el presunto uso de Rusia de Facebook.

“Es fundamental que nosotros, como industria, cumplamos con nuestra responsabilidad colectiva de considerar el impacto de lo que construimos, y espero seguir colaborando con los equipos de seguridad de Facebook”, aseguró Stamos en un comunicado.

La salida del jefe de seguridad de la red social supone un nuevo golpe para la empresa de Zuckerberg, que el 26 de julio vio desplomarse sus acciones casi un 20%, su mayor caída en un día desde que debutara en Bolsa en mayo de 2012.

Más allá de que los resultados económicos no terminaran de convencer a los inversores, sobre todo el aviso de que la empresa desaceleraba su crecimiento, el mercado está poniendo en cuestión el modelo de negocio de la compañía, en el ojo del huracán desde el escándalo de Cambridge Analytica por su política de privacidad de datos, que obligó a Zuckerberg a testificar ante el Congreso de EE UU y los eurodiputados del Parlamento Europeo.

La compañía tuvo que admitir, tras muchas críticas y presiones, que unos 10 millones de personas en EE UU vieron al menos uno de los más de 3.000 anuncios pagados entonces por cuentas falsas dirigidas supuestamente desde Rusia. La marcha de Stamos, que va a investigar sobre la seguridad en los procesos electorales en la Universidad de Stanford, no es la primera que sufre Facebook tras desatarse la crisis. Antes del jefe de seguridad abandonaron la firma otras caras conocidas como Colin Stretch, director jurídico; el jefe de políticas y comunicaciones, Elliot Schrage, y el cofundador y CEO de WhatsApp, Jan Koum, que salió por desacuerdos con los temas de privacidad.

Normas