Tesla planea abrir su primera megafactoría en Europa

En la compañía consideran a Alemania “una opción líder” para acoger la fábrica

La empresa también anunció hace tres semanas la futura apertura de una planta de producción en China

Un coche de Tesla en un punto de carga en Pekín, China.
Un coche de Tesla en un punto de carga en Pekín, China. Reuters

Tesla está en conversaciones con las autoridades de Alemania y Holanda para abrir su primera megafactoría en suelo europeo. A principios del mes de julio, la compañía mostró sus intenciones de internacionalizarse, al firmar un principio de acuerdo con el Gobierno de Shanghái, China, para levantar su primera planta fuera de Estados Unidos.

El fabricante ha mantenido negociaciones con dos estados alemanes para construir una fábrica de producción de vehículos y baterías, según informó The Wall Street Journal citando a funcionarios involucrados en el proyecto. Según dichas fuentes, las conversaciones aún están en su fase inicial y podrían no llegar a buen puerto. Además, Tesla también baraja la opción de abrir su primera gran factoría europea en Holanda.

La compañía ya tiene su sede en los Países Bajos, aunque el presidente de la empresa, Elon Musk, aseguró a través de Twitter que Alemania es una opción “líder” para acoger la primera fábrica de la firma de vehículos eléctricos en el viejo continente. Musk subrayó también que la primera fábrica de Tesla en Europa debería situarse cerca de Bélgica y Luxemburgo, a lo largo de la frontera germano-francesa. El pasado 10 de mayo, Tesla ya registró una nueva compañía en Shanghái con el objetivo de fabricar vehículos eléctricos en China, una vez que el país asiático elimine las normas que limitan la participación de empresas extranjeras en la producción de coches propulsados por nuevas energías.

Hace 20 días, el Gobierno de Shanghái anunció que la marca norteamericana construirá una factoría en el puerto de Yangshan con una capacidad de producción anual de 500.000 vehículos, que integrará funciones de Investigación y Desarrollo, de fabricación y ventas. Su entrada en funcionamiento está prevista para 2020. Con esta estrategia, Elon Musk quiere evitar pagar los impuestos que el Gobierno chino impuso a los vehículos importados de Estados Unidos, por la guerra comercial iniciada por Donald Trump.

Normas