X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Cepsa atraerá inversores con un dividendo de más del 50% de sus beneficios

La petrolera ha abonado más de un euro por acción desde 2011 La retribución y el crecimiento serán claves en el eventual estreno

Cepsa se prepara para el retorno a la Bolsa española, y uno de sus argumentos es un historial de dividendos envidiable. La petrolera que preside el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail Al Mazrouei, y que pertenece al fondo soberano de Abu Dabi, denominado Mubadala, ha entregado en dividendos entre el 55% y el 97% de sus beneficios desde el año 2009 (véase gráfico).

La futura política de dividendos de la petrolera, si finalmente triunfan las tesis de que esta vuelva a la Bolsa, todavía no está fijada oficialmente, según fuentes conocedoras de la colocación. Aunque será una de las claves junto a sus planes de crecimiento para convencer a los eventuales compradores de que es una gran oportunidad de inversión.

Los analistas que han acudido a las presentaciones del lunes y de ayer para elaborar los informes tienen a su disposición el histórico de las retribuciones de la compañía. Cepsa siempre ha sido rumbosa con sus socios. Ha repartido más de la mitad de su beneficio neto ajustado, que excluye las operaciones no recurrentes.

Desde 2011, ha entregado más de un euro por acción, importe que supondría una rentabilidad por dividendo superior al 4% para una valoración de Cepsa de 10.000 millones de euros. Ese es el objetivo mínimo, pero Mubadala aspira a mucho más.

Fuentes conocedoras de la operación elevan el precio hasta los 15.000 millones de euros. El único accionista de Cepsa quiere vender entre el 35% y el 40% del capital actual de la compañía. Es decir, el fondo se embolsaría un mínimo de 3.500 millones y un máximo de 6.000.

El gran competidor en Bolsa de Cepsa es Repsol, con una capitalización de cerca de 25.000 millones, si bien su precio actual, en torno a 17 euros por título, se sitúa lejos del máximo histórico de 23 euros que alcanzó en julio de 2017. La empresa que preside Antonio Brufau destinó en 2017 el 65% de su beneficio a retribuir al accionista. Así, ha abonado 0,873 euros por acción con cargo a las cuentas de 2017, con un beneficio de 1,35 por acción.

Repsol, eso sí, utiliza desde 2012 el scrip dividend –una ampliación de capital gratuita para la empresa en la que ofrece a los accionistas comprarles los derechos de suscripción a un precio fijado– con el objetivo de reducir al máximo la salida de caja en la retribución.

Los cuatro jinetes que coordinan la potencial operación de salida a Bolsa de Cepsa –Bank of America Merrill Lynch, Citi, Santander y Morgan Stanley– son los encargados de maximizar el precio. Les ayudarán, en un segundo escalón, Barclays, BNP Paribas, First Abu Dhabi Bank, Société Générale y UBS. En un tercer lugar están BBVA y CaixaBank, como ayer publicó CincoDías.

Una vez concluidos los informes de los departamentos de análisis de esas entidades, los equipos de banca inversión llevarán debajo del brazo los estudios con los pros y los contras de la petrolera. Y en función del sondeo de la demanda se fijará el rango de precios. La salida a Bolsa se producirá, previsiblemente, en octubre o noviembre, siempre que el mercado no se estropee y que no triunfe la opción de dar entrada a un inversor privado que permita al fondo soberano hacer caja. Entre los inversores que han mantenido conversaciones con Mubadala están Apollo y Blackstone. Los bancos compiten con Rothschild, cuya misión es encontrar un comprador que adquiera la participación y ahorre el salto al mercado.

La tercera vía es dar entrada a un inversor clave –cornerstone, en la jerga–, que compraría en el proceso habitual de salida a Bolsa, aunque su participación sería muy relevante.

Archivado en:

Y además:

Outbrain