X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Teldat, la pequeña teleco que escogen las más grandes

Telefónica, Deutsche Telekom o Telmex son algunos de los clientes de la compañía tecnológica con sede en Madrid. Asentada en el mercado nacional, la empresa busca la internacionalización a base de crear nuevos productos.

Diseñando un nuevo dispositivo en la oficina de Teldat en Madrid.

Al igual que el incesantebatir de alas que describe el colibrí para elevarse en el aire, la empresa de telecomunicaciones Teldat ha necesitado de trabajo constante, innovación e identificación de oportunidades para crecer en un mercado altamente competitivo y en permanente cambio. Al abastecer con sus equipos de comunicaciones a 44 países, ha evolucionado desde la creación de componentes electrónicos para transmitir conexiones telefónicas y de internet hasta la más moderna tecnología de software para controlar redes de forma remota.

En su trayectoria acumula clientes de la talla de Telefónica, Deutsche Telekom o Telmex, y tras un último ejercicio (2017) en el que arroja un ebitda de 11 millones de euros, Teldat se ha convertido en un pequeño del sector que compite y gana a los gigantes.

Por ese motivo, escogieron al colibrí para que sea la imagen corporativa de la compañía. Como una metáfora de la diminuta ave tropical, ágil y dinámica, exótica y especializada, la empresa española ha necesitado de un proceso de renovación constante. “Al estar sometidos a una dinámica muy competitiva y pelear con líderes del mercado, el nivel de autoexigencia para hacer productos tecnológicos punteros es muy alto”, asegura Ignacio Villaseca, su director general.

Sede de Teldat en res Cantos (Madrid).

Y es que el diseño de componentes que proporcionen soluciones aplicadas a las redes de transmisión de datos siempre ha estado presente desde que tres amigos, ingenieros de telecomunicaciones, idearon en 1985 la compañía.

Teldat nació entre la terraza de Eduardo Robles, uno de sus creadores, y la habitación de Antonio García Marcos, su fundador y actual presidente. Allí se reunían con Antonio Moreno para trabajar en los primeros proyectos: diseño de instalaciones por las que circulase la red de fibra óptica de la Universidad Politécnica de Madrid.

Desde aquella lejana época de los ochenta, la esencia de la empresa, basada en la transformación del entorno digital e identificación de nichos de mercado, se ha mantenido. En sus inicios fabricaban instalaciones para transmitir las redes de datos de las operadoras telefónicas: routers, equipos de conexión inalámbrica, componentes para la transmisión de la tecnología IP, sistemas para la gestión de las conexiones en la nube o desarrollo de la transmisión de voz y datos.

Como muestra de su potencial, hace tres años, Deutsche Telekom decidió migrar su red tradicional hacia la tecnología IP para todos los usuarios, tanto empresariales como particulares, en Alemania. Teldat fue la compañía elegida para suministrar los componentes de las instalaciones.

La última apuesta, la tecnología SD WAN: redes definidas por software que permiten controlar desde un lugar sedes de una misma empresa que se encuentran geográficamente dispersas. Una transformación que, en palabras de su director general, “es la tercera gran disrupción [revolución] tecnológica a la que nos enfrentamos”.

Nuevas oportunidades

Antonio García Marcos, presidente de Teldat

Para sobrevivir en el sector de las telecomunicaciones, Teldat ha aprovechado la agilidad de una plantilla compuesta por 270 empleados para encontrar segmentos de mercado que supongan una oportunidad para comenzar a operar. “Siempre hemos buscado nichos innovadores donde podamos aportar valor añadido. Creamos una división para el mercado de la seguridad, que no está relacionado con las telecomunicaciones, sin embargo, pensábamos que podíamos transmitir las alarmas y los vídeos a través de las redes de datos, y llegamos a tener clientes como Honeywell en Estados Unidos”, valora Arturo Plaza, director de operaciones.

Esa identificación de segmentos nuevos ha llevado a Teldat a hacer incursiones en los sectores de la ciberseguridad, la inteligencia artificial o el marketing dinámico. La clave para diseñar nuevos productos tecnológicos destinados al control de redes de datos, según su director de operaciones, reside en escuchar al cliente: “No se trata de meterse en un despacho y tener una idea feliz. Lo que más funciona es que los encargados de ventas visiten a sus clientes y que entiendan sus problemas para que el departamento de I+D identifique soluciones novedosas”.

Cada avance tecnológico es un nuevo reto que asume la empresa para intentar ampliar su cuota de mercado. “Las disrupciones son una oportunidad de negocio porque los clientes buscan a las empresas del sector que ofrezcan esa tecnología. Cuando el mercado está maduro, cuesta más llegar a un lugar nuevo y convencer a alguien que ya tiene unos proveedores establecidos de que te compre a ti. En cambio, cuando el mercado es nuevo, se abre una ventana para entrar”, afirma Villaseca.

Para afrontar el diseño de nuevos equipamientos que utilicen las teleoperadoras, la compañía ha necesitado dotarse de un potente departamento de I+D, en el que invierte un 20% de las ganancias y en el que están destinados 100 trabajadores de su plantilla.

Su última apuesta son las redes definidas por soft­ware, ya que “tenemos la ambición de que suponga una oportunidad de dar un salto en las geografías”. De esta forma, la pequeña empresa de telecomunicaciones pretende conquistar a las más grandes.

Archivado en:

Y además:

Outbrain