X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Esto es lo que pagará el autónomo con las nuevas propuestas de cotización

Las asociaciones de autónomos realizan sus propuestas, con tramos concretos de lo que pagaría un autónomo, en función de sus ingresos.

El 85% de los autónomos de nuestro país cotiza por la base mínima. Esto significa que la mayoría de los trabajadores por cuenta propia cotiza como si ingresara unos 920 euros al mes. Pero no todos los profesionales ingresan esa cantidad neta, lo que produce ciertos desajustes en la Seguridad Social. Derivado, en gran medida, por aquellos autónomos que ingresan muy por encima de esas cantidades, pero aportan lo mínimo posible. Algo legal, pues el sistema lo permite. Sin embargo, dicho sistema puede estar viviendo sus últimos días.

El debate sobre cómo deben cotizar los autónomos está abierto en comisión del Congreso. Esta misma mañana, las principales asociaciones de autónomos se reúnen con la Ministra de Trabajo. Le expondrán la necesidad de modificar la forma en que cotiza este colectivo. De hecho, han desarrollado baremos o tramos exactos. Es decir, ya hay pistas de lo que pagaría un autónomo, en función de sus ingresos, si alguna de estas propuestas sale finalmente adelante.

Todas las agrupaciones coinciden en la necesidad de incorporar esta cotización por tramos, aunque cada una propone unos intervalos o unas condiciones diferentes. A continuación, vamos a exponer todas estas medidas planteadas.

UATAE: 7 de cada 10 pagaría lo mismo o menos

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) asegura que con su propuesta, la mitad de los autónomos pagarían menos de cuota de lo que pagan actualmente. El 50% de los autónomos perciben unos 1.500 euros al mes, por lo que, la mitad de ellos se encuentran en el tramos de ingresos (netos, descontando los gastos) menores a 12.000 euros al año. Éstos, por tanto, pagarían menos que actualmente, en concreto, la mitad de su cuota. Y el 25% de ellos se ubica en el tramo entre los 12.000 y los 15.000 euros al año, por lo que pagarían el 75% de su cuota actual. Un 7% pagaría exactamente lo mismo que ahora, que son los que se encuentran entre los 15.000 y los 18.000 euros netos anuales.

Pasando a los tramos más altos, ya hay un 15% que paga más de la base mínima, por lo que continuaría pagando lo mismo que en la actualidad.

Los tramos siguientes serían: entre 18.000 y 21.000 que pagarían el 125% de la base mínima; entre 21.000 y 24.000, el 150% de la mínima; entre 24.000 y 27.000 el 200% de la cuota mínima; de 27.000 a 30.000 el 250%; entre 30.000 y 36.000 el 300%; entre 36.000 y 45.000 el 350% y más de 45.000 euros anuales, la base máxima.

Sin embargo, tal y como está planteado, sólo el 30% de los autónomos tendrán que pagar más a la Seguridad Social y porque sus ingresos están muy por encima del mínimo. Además, el tope será siempre la base máxima de cotización.

Con respecto a las protecciones sociales, se incluyen las bajas por maternidad, paternidad o enfermedad, además de la prestación por cese de actividad.

En la propuesta de UPTA y ATA 400.000 autónomos aumentarían su base

Por su parte, Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) propone que los autónomos que ingresen menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), es decir, 700 euros mensuales, paguen la tarifa plana de los nuevos autónomos: 50 euros al mes. Sin embargo, la idea es que la cotización sea progresiva, y aumenten en función de esos ingresos.

De esta manera, a partir del SMI y hasta los 30.000 euros al año, pueden acogerse a la base mínima. Una vez se supere esta cantidad, el tramo entre los 30.000 y los 40.000, aunque elijan la base mínima, deberán regularizar fiscalmente su situación al final del año. Es decir, tendrá que hacer frente a la diferencia de lo que resulte de restar su base elegida y el mínimo de 15.000 euros que fijan desde estas asociaciones. Para los que ingresan entre 40.000 y 60.000, este mínimo subiría a los 18.000 euros.

Superando los 60.000 euros, el mínimo establecido es de 24.000 euros y ya aquellos que superen los 70.000 euros al año se solicitan que tengan una base de cotización mínima de 1.839,64 euros mensuales.

Según todos estos intervalos, 400.000 autónomos tendrían que aumentar la base y 500.000 estarían exentos de pago.

Incentivos fiscales

Además, ATA y UPTA proponen una serie de beneficios fiscales que animen a los autónomos a aumentar sus bases de cotización. Se basaría en las aportaciones que se hacen en los planes de pensiones privados. Así, resulta más favorable pagar más cuota y obtendrán mayores beneficios sociales.

También proponen bonificar el 100% de la cuota de Seguridad Social para profesionales con incapacidad temporal, así como regular la situación de los falsos autónomos.

Todas estas propuestas están puestas sobre la mesa, pero ninguna aprobada por el momento. Las asociaciones de profesionales autónomos coinciden en que el sistema es insolvente e ineficaz. Es necesario modificarlo para que el colectivo tenga unas condiciones justas y el sistema sea sostenible.