Cinco semanas de permiso de paternidad: pasito a pasito hacia la igualdad de género

Sobre la mesa del Congreso ya se debate la propuesta de igualar los permisos de maternidad y paternidad, de forma que ambos puedan disfrutar de 16 semanas tras el nacimiento del hijo

Un padre, con su hija recién nacida en el hospital Sant Pau de Barcelona
Un padre, con su hija recién nacida en el hospital Sant Pau de Barcelona GETTY

Con la aprobación, finalmente, de la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 se ha confirmado la ampliación a cinco semanas del permiso de paternidad (hasta ahora eran cuatro semanas). De este modo, los padres que a partir de la entrada en vigor de la citada ley, tengan un hijo, disfrutarán de una semana más de permiso que los que lo que lo hubieran tenido una semana antes.

Esta ampliación ya estaba prevista en el pacto alcanzado entre el Partido Popular y Ciudadanos en 2017, por el que acordaron incrementar a partir del mes de enero de 2017 a cuatro semanas el permiso de paternidad y aumentarlo una semana más por cada año. Por lo que en enero de 2018 correspondía ampliar el permiso de cuatro a cinco semanas. Mientras, las 16 semanas que ya disfrutaban las madres permanecen inalterables.

Sin embargo, finalmente, los que hayan sido padres con anterioridad a dicha entrada en vigor, no podrán recuperar esa quinta semana de permiso. Y ello, dado que su aplicación no es retroactiva. Ni siquiera para quienes hayan sido padres durante este año 2018.

En este sentido, especifica el texto de los Presupuestos Generales, en su disposición final trigésimo octava, que "en los supuestos de nacimiento de hijo, el trabajador tendrá derecho a la suspensión del contrato por paternidad durante cinco semanas".

Por otro lado, se introduce una novedad que afecta a los funcionarios. En virtud del texto aprobado, los funcionarios podrán disfrutar de las cinco semanas sin necesidad de simultanearlo con el permiso de la madre, sino a continuación, una vez haya finalizado el mismo. Lo que implicaría la ampliación hasta las 21 semanas del periodo en el que un menor podrá estar al cuidado de uno de sus progenitores.

No obstante los avances realizados con el permiso de paternidad, sobre la mesa del Congreso de los Diputados ya se debate la propuesta de igualar los permisos de maternidad y paternidad, de forma que ambos puedan disfrutar de 16 semanas tras el nacimiento del hijo.

Si esta propuesta prosperase, sería un gran avance en la igualdad efectiva de hombres y mujeres, tanto en lo que respecta al cuidado de los hijos, como a las posibilidades de proyección laboral. Generalmente mermadas para la mujer debido a la penalización en muchas ocasiones supone disfrutar del permiso de maternidad. Lo que sitúa al padre en mejores condiciones de promocionar en la empresa.

Afortunadamente, parece que vamos dejando atrás el modelo de familia en la que la madre renunciaba a su proyección profesional para poder atender a los hijos, mientras el padre realizaba amplias jornadas laborales para poder mantener a la familia. Y en consecuencia, quien lograba promoción, realización y reconocimiento profesional.

Evidencia de esta realidad social es el exponencial incremento de custodias compartidas que han sido otorgadas en procedimientos de separación o divorcio.

En resumen, parece que la tendencia es hacia la equiparación total de padres y madres en cuanto a los permisos por nacimiento de hijos, adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento de acuerdo. Máxime teniendo en cuenta, que el Tribunal Constitucional, garante de los derechos fundamentales de los españoles, calificó de "relevante" el planteamiento de igualar ambos permisos.

Rosa López, Socia en ABA Abogadas

Normas