BBVA mantiene su previsión de PIB pero sitúa el déficit público en el 2,8%

Permanecen las expectativas de desaceleración gradual de la economía

La contratación indefinida sustenta la recuperación del mercado de trabajo

Jorge Sicilia, junto al responsable de análisis macroeconómico, Rafael Doménech y el economista jefe para España, Miguel Cardoso.
Jorge Sicilia, junto al responsable de análisis macroeconómico, Rafael Doménech y el economista jefe para España, Miguel Cardoso.

El informe de Situación España presentado hoy por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, confirma que el crecimiento del PIB se mantiene para este año en el 2,9% y en el 2,5% para 2019. Sin embargo, ha situado el déficit en el 2,8% este año y en el 2,1% para el próximo año.

En este sentido, el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech, ha afirmado que se prevé un crecimiento del PIB intertrimestral en el segundo y tercer trimestre del 0,8%.

Esta situación en el desempeño de la actividad económica, viene dada por dos factores. El primero es la continuación del crecimiento del gasto en consumo de las familias, a pesar del debilitamiento de algunos factores que lo apoyaban hasta ahora; y el segundo es el aumento de la contribución del sector de la construcción, gracias a la progresiva recuperación de la inversión residencial.

Pero no todo ha sido crecimiento. Las exportaciones de bienes y la inversión en maquinaria y equipo han mostrado una fuerte desaceleración en la primera mitad del año. Asimismo, el informe destaca que los factores que han influido en la competitividad de los productos españoles son la apreciación del tipo de cambio del euro frente al dólar en la segunda mitad de 2017 o el incremento en el precio del petróleo, que se espera que permanezca alrededor de un 10% por encima de lo previsto hace tres meses. A ello, también hay que sumarle otros factores que incentivan esta situación, como son un entorno de menor crecimiento en algunos de los principales socios comerciales del país y ciertos problemas de oferta en sectores españoles.

A pesar de esto, las exportaciones en servicios se han acelerado, aunque en el caso de las turísticas lo hacen con una tendencia en los precios muy distinta a la de años anteriores.

Así, en el primer semestre de 2018 se mantiene la aportación del consumo privado, crece la de la construcción y reduce la de los sectores enfocados a la demanda externa.

La tasa de paro, por su parte, podría situarse en el 13,5% en 2019 y el avance de la actividad sería suficiente para crear unos 878.000 puestos de trabajo entre este año y el que viene. Sobre Cataluña, Doménech ha señalado que la incertidumbre sobre el entrono político ha disminuido, aunque sus efectos sobre la actividad económica "permanecen".

Normas