X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Otras formas de ahorrar para la jubilación

Inverco propone reinvertir la ventaja fiscal de los planes. Se multiplican las ‘apps’ que hacen hucha mientras se consume

Las pensiones públicas se van a volver a revalorizar según el IPC, no obstante sigue sin estar claro si lo que percibiremos al jubilarnos será suficiente para mantener nuestro nivel de vida en el futuro. Ante este panorama, no hacen más que surgir nuevas ideas encaminadas a animarnos a ahorrar un dinerito que bien podría complementarnos en unos años la pensión.

Inverco, como patronal que es de las empresas del sector del ahorro y la inversión, es de los actores más activos a la hora de proponer vías de ahorro. Su última sugerencia se arma alrededor del ahorro fiscal que presentan los planes de pensiones, es decir, la reducción de la base imponible que se logra con las aportaciones. En concreto, han calculado que si se reinvirtiera anualmente el ahorro fiscal, en la declaración del IRPF, por aportación al plan de pensiones, el importe acumulado en el plan aumentaría un 40% en el momento de la jubilación.

Si hay un ámbito en el que no hacen más que surgir ideas de ahorro es en el de las aplicaciones móviles. Más dirigidas a un público joven, en el último año han nacido varias propuestas para preservar algo de dinero en nuestro día a día.

Aplicaciones móviles

Todavía hay un porcentaje muy alto de la población española que no ahorra (más de un 40% de las familias), porque sus ingresos son insuficientes o porque se endeuda para pagar su vivienda o su coche. “Ello nos hace pensar que debemos de buscar alternativas a los fondos financieros tradicionales con fórmulas como la de la pensión por consumo”, reflexiona José Luis Orós, el CEO de Pensumo, una app que propone ahorrar al tiempo que se compra, de forma que el dinero no procede directamente de la renta del usuario sino de lo que compra o de las actividades en las que participa.

Pensumo es una de las iniciativas más conocidas y quizás la más enfocada al ahorro previsión. “No es solo una app, es un método y un sistema de ahorro. Pensumo convierte las compras en dinero para la jubilación. Pero también convierte los buenos hábitos en céntimos para la misma hucha. Reciclas y sumas en la hucha. Corres y sumas, lees y sumas... decenas de retos que los partners premian en lugar de con puntos, con céntimos”, resume José Luis Orós

En cuanto a la app Arbor, “ofrecemos a nuestros usuarios la capacidad de generar, mantener e incrementar sus ahorros en piloto automático”, asegura Nicholas Salguero, cofundador y CEO. ¿Cómo? Guardando los redondeos –por ejemplo, si pagas una cerveza a 1,35 euros, Arbor automáticamente guardará los 65 céntimos restantes y los almacenará o, si haces un pago de 25 euros, la app redondeará 1 euro–, mediante transferencias periódicas a su cuenta de ahorro o cumpliendo con un reto de ahorro propuesto en un plazo fijo.

El valor diferencial de la aplicación reside en que “permite al usuario ahorrar sin realizar renuncias, disponer de su dinero cuando él quiera los 365 días del año y es un proceso 100% seguro. El dinero del usuario siempre está respaldado por el Fondo de Garantía de Depósitos y Arbor se sirve de un proveedor de pagos que cuenta con el aval del Banco de España para garantizar, entre otras cosas, que el dinero de los usuarios siempre está bajo su control”, explica su responsable.

David Conde, CEO de Coinscrap, por su parte, lleva a gala haber “creado una herramienta que permite a los mileniales aprender a ahorrar en base a sus gastos y otros comportamientos diarios. El funcionamiento es muy sencillo: primero escoges el objetivo para el que quieres ahorrar y el importe, seleccionas cuánto quieres ahorrar y si quieres complementarlo con aportaciones mensuales”, indica.

Trabaja con productos de Caser Seguros para depositar el ahorro que el usuario consigue con sus compras y aportaciones. “Para los objetivos de corto plazo utilizamos un seguro garantizado con total liquidez, puedes meter y sacar dinero cuando quieras, incluso obteniendo una pequeña rentabilidad. Para el medio plazo incluimos un producto con algo de riesgo que permita obtener una rentabilidad superior y batir la inflación. Por último, para la jubilación utilizamos planes de pensiones”, señala Conde.

Archivado en:

Y además:

Outbrain