X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Mercados emergentes: ¿Cómo sortear la subida de tipos y la guerra comercial?

Los expertos aconsejan prudencia y realizan una minuciosa selección en función de los países Latinomérica es vista con recelo debido a la fuerte dependencia de la liquidez estadounidense

Imagen de Yakarta Getty Images

El 6 de julio entró en vigor la primera tanda de aranceles de EE UU a China por importe de 34.000 millones de dólares. Pekín, que en las últimas semanas se ha caracterizado por mantener una actitud comedida, no se ha quedado de brazos cruzados y respondió al golpe con aranceles similares. Cuando parecía que la calma había regresado al mercado, Donald Trump anunció nuevas medidas. Esta vez el objetivo de la Administración estadounidense pasa por la imposición de gravámenes por valor de 200.000 millones de dólares. En contra de los cabría esperar, el gigante asiático ha optado por la prudencia. El viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, mostró su predisposición a retomar las negociaciones. Koon Chow, analista de mercados emergentes y divisas de UBP, defiende que a pesar del alejamiento que existe a día de hoy entre las dos potencias, los nuevos impuestos anunciados por Trump podrían llegar a evitarse si China es capaz de ofrecer mayor protección a la propiedad intelectual de empresas estadounidenses. El experto señala que si el gigante asiático “ofrece algunas concesiones a EE UU, el presidente Trump rebajará las tensiones, especialmente tras las elecciones que se celebrarán en noviembre para la renovación” del Senado y la Cámara de Representante.

Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, afirma que en caso de un recrudecimiento de la situación China encontraría problema porque el importe total de las importaciones procedentes de EE UU no supera los 150.000 millones. “Si quiere contrarrestar la actitud proteccionista de Trump deberá adoptar otro tipo de medidas, como dificultar por medios burocráticos la operativa de las empresas estadounidenses en su país”, sostiene.

El 3,2% del PIB

En la nueva cruzada abierta entre EE UU y China para hacerse con el liderazgo de la economía mundial, el equipo de análisis de JP Morgan considera que en el peor de los escenarios el que más tiene que perder es el país asiático “dado que los 450.000 millones de dólares de importaciones chinas que podrían ser gravadas representan el 3,2% del PIB chino”.

Mientras los inversores aguardan a conocer el desenlace de la batalla comercial, las ventas ganan la partida en la Bolsa china. El índice de Shangai acumula una caída del 14,2% en lo que va de 2018. Por su parte, el renminbi consigue esquivar la devaluación que viven las divisas emergentes y en lo que va de ejercicio sube un 2,4% en su cruce contra el dólar.

Archivado en:

Outbrain