X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Xiaomi culpa de su agridulce estreno bursátil a la guerra comercial entre EE UU y China

Sus acciones cerraron con caída del 1,29%, pero llegaron a retroceder un 6% Los inversores también hablan de sobrevaloración de la compañía y mantienen dudas sobre su capacidad de crecimiento

Lei Jun, fundador y presidente de Xiaomi en el momento del debut de la compañía en la Bolsa de Hong Kong. EFE

Xiaomi se estrenó este lunes en la Bolsa de Hong Kong sin cumplir con las expectativas. El cuarto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo dejó un sabor agridulce tras completar su primera jornada como empresa cotizada con una caída del 1,29%, cerrando a un precio de 16,80 dólares hongkoneses, frente a los 17 del precio fijado para su salto al parqué, aunque sus títulos llegaron a caer hasta un 6% en el arranque de su primer día de cotización.

El cuarto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo recaudó algo más de 54.000 millones de dólares (4.000 millones de euros) mediante la colocación de 2.180 millones de acciones a 17 dólares de Hong Kong en la parte baja del rango de precios previstos de entre 17 y 22 dólares hongkoneses. La firma ha sido valorada en 54.000 millones de dólares (algo más de 45.800 millones de euros), lejos de los 100.000 millones de dólares que se había marcado como objetivo inicial y de los 70.000 millones a los que lo había rebajado después.

Lei Jun, fundador de Xiaomi, admitió ayer en un acto en la Bolsa de Hong Kong que la salida a Bolsa de su compañía se produce en un momento “crítico” en las relaciones comerciales entre China y EE UU, que han provocado que los mercados de todo el mundo se encuentren en “constante cambio”, informó Efe. “Aunque las condiciones macroeconómicas están lejos de ser ideales, creemos que una gran empresa puede aún afrontar el desafío y diferenciarse”, añadió Jun. Sin embargo, no solo ha impactado en la cotización la guerra comercial entre EE UU y China; también los inversores hablan de una sobrevaloración y mantienen dudas sobre la capacidad de crecimiento de la compañía, fundada hace ocho años.

Los analistas de Bankinter creen que esta menor valoración se debe esencialmente a dos causas. La primera, la cancelación de la salida a Bolsa simultánea en Hong Kong y Shanghái, después de que Xiaomi decidiera aplazar esta última al no poder cumplir con todos los requisitos impuestos por el regulador. “El aplazamiento de la salida a Bolsa en Shanghái ha reducido la demanda del inversores minoristas en China continental, que estarían dispuestos a acudir a la OPV por la fortaleza de Xiaomi en el mercado local, a pesar de las pérdidas registradas por la compañía de 5.805 millones de euros en 2017 y 928 millones en el primer trimestre de 2018”.

La otra razón que resaltan desde Bankinter tiene que ver con la citada mayor tensión comercial entre China y EE UU, que habría provocado que los inversores institucionales hayan mostrado menor interés en la inversión, pues podría derivar no solo en la imposición de mayores aranceles, sino también en restricciones al acceso de las compañías chinas al mercado americano por razones de ciberseguridad.

Los expertos de esta firma de análisis creen que otras compañías con planes de salir a Bolsa se verán penalizadas por, entre otras cosas, la fase bajista del mercado chino (caídas superiores a -20% desde los máximos de enero), sobre el que mantienen una recomendación de vender, junto con la menor valoración de Xiaomi. “Uxin, un comercializador de vehículos online, también ha rebajado su valoración por debajo de su rango previsto y Qeeka Home (una plataforma electrónica de contratistas y diseño de interiores) ha aplazado sine díe sus planes de salida a Bolsa”, concluyen.

También se teme que pueda tener un impacto negativo en otras salidas a Bolsa previstas para este año. Es el caso de las IPO de las empresas de comida a domicilio Meituan Dianping, del operador de torres móviles China Tower y del gigante del entretenimiento Tencent Music. Esta última planea cotizar en la Bolsa de Hong Kong a final de año.

Xiaomi, cuyas ventas en 2017 fueron de 15.270 millones, ya avanzó su intención de emplear un 30% de los fondos captados con su salida a Bolsa al desarrollo tecnológico (especialmente invertirá en inteligencia artificial), otro 30% lo destinará a I+D y otro 30% a su expansión internacional. El 10% restante lo utilizará para financiar su actividad general.

Archivado en:

Outbrain