X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El ‘compliance’, una palanca comercial para las pymes

Iberdrola y Ascom impulsan la adopción de programas de cumplimiento en pymes y Administraciones

Ocho años después de la reforma del Código Penal que introdujo en el ordenamiento jurídico español la responsabilidad penal de las personas jurídicas (Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio), y sobre todo tras su redacción definitiva (LO 1/2015, de 30 de marzo), son muchas las grandes empresas que ya han diseñado y puesto en marcha un programa de cumplimiento normativo (compliance). Pero la gestión de los riesgos de cumplimiento sigue siendo asignatura pendiente para las organizaciones de menor tamaño.

Con el fin de extender a empresas y organismos públicos las mejores prácticas de prevención del fraude y la corrupción, Iberdrola y la Asociación Española de Compliance (Ascom) han suscrito un acuerdo de colaboración por el que ambas entidades lanzarán el I Programa para el desarrollo de sistemas de cumplimiento.

“Somos una organización sin ánimo de lucro que dentro de nuestros objetivos está promocionar el que las empresas cuenten con este tipo de programas de compliance. Las grandes tienen más recursos, pero para las pequeñas es muy difícil. El hecho de que Iberdrola tome esta iniciativa para ayudar a que los pequeños lo puedan hacer, desde la asociación entendemos que puede aportar mucho”, afirma Sylvia Enseñat, presidenta de Ascom.

“Desde el punto de vista del cumplimiento, el mayor riesgo que tenemos hoy en día está en las terceras partes. Razonablemente ya hemos establecido controles internos, ahora estamos en velar por que los terceros con los que nos relacionamos también los tengan”, señala Fernando Fraile, director de cumplimiento de Iberdrola España.

En esta primera edición, el programa se llevará a cabo en País Vasco, Navarra y Comunidad Valenciana y dará comienzo el próximo mes de noviembre, para extenderse hasta julio de 2019. Antes, durante septiembre y octubre, Iberdrola y Ascom celebrarán unas jornadas sobre cumplimiento en Bilbao, Pamplona y Valencia, en colaboración con la Diputación Foral de Bizkaia, las Cámaras de Comercio en Pamplona y la Confederación de Empresarios en Valencia, para dar a conocer el programa y para que estas entidades “promuevan y animen a sus asociados a presentarse”, apunta Fraile. Está previsto que participen, en un primer momento, unas 30 organizaciones, 10 por comunidad. Y la idea es que se amplíe en próximas ediciones, tanto en número de participantes como en regiones.

El programa está todavía pendiente de concretarse, pero estará liderado por expertos cualificados y permitirá a empresas y entidades públicas sentar las bases para implementar sus sistemas de cumplimiento, promoviendo su certificación externa conforme a la norma UNE 19601. “Desde Ascom, lo que vamos a hacer es apoyarnos en un proveedor que nos va a ayudar a desarrollarlo y vigilaremos las profesionalidad de las personas que lo van a llevar a la práctica”, remarca Enseñat.

Formación teórico-práctica

La formación se impartirá con contenidos teóricos y prácticos. Los participantes, además de asistir a sesiones presenciales en grupo, tendrán también sesiones prácticas individuales, en las que irán avanzando en la elaboración de su propio plan de cumplimiento.

“Hemos establecido que sea de seis o nueve meses, suficiente para que no sea una carga tremenda de trabajo para el participante, pero que lógicamente requiere de un compromiso por su parte. Para el participante va a ser gratis, pero sí requiere que haya seriedad y un compromiso de la empresa a un nivel importante para poder llevarla a cabo”, destaca Fraile. “Está dirigido a empresas que realmente tengan la voluntad de llevarlo adelante. No les va a costar dinero pero sí que les va a exigir que ellos hagan su propia tarea”, puntualiza Enseñat. Iberdrola es el patrocinador único de la iniciativa.

El objetivo último de este periodo de formación sería poder “completar un programa de cumplimiento que pueda ser certificado, aunque luego a lo mejor no todas las empresas se certifican”, reconoce la presidenta de Ascom.

Tanto Enseñat como Fraile atribuyen al programa de cumplimiento efectos más allá de lo estrictamente penal. “Nosotros ya estamos empezando a pedir a algunos proveedores su sistema de cumplimiento”, afirma el responsable de Iberdrola. “Esto empieza a ser ya para hacer negocios”.

“No va a ser en las pequeñas empresas por el miedo a tener una sanción penal, sino por necesidad del mercado. Porque al final el mercado lo va a exigir”.

Archivado en:

Outbrain