X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Seis aplicaciones para controlar los gastos estas vacaciones

Fintonic o Moneywiz monitorizan todo el consumo La banca cuenta ya con ‘apps’ propias de gestión de finanzas personales

Captura de pantalla de uno de los servicios de Fintonic.

Controlar los gastos se convierte en una odisea durante las vacaciones. Sin embargo, la salida al mercado en los últimos años de aplicaciones que monitorizan todos los desembolsos realizados permite, al menos, saber por dónde se ha escapado el dinero.

Las fintech fueron las primeras en revolucionar este mercado. Una de las más conocidas es la española Fintonic, fundada en 2012. Entre otros servi­cios, la app gratuita anota automáticamente todos los movimientos de las tarjetas y las cuentas bancarias del usuario y divide los gastos por categorías (supermercados, restaurantes, recibos, gasolina, etc). Asimismo, tras haber realizado un estudio de lo que consume el cliente de forma habitual, propone una previsión de cuáles serán sus gastos y a qué productos o servicios irán destinados.

Muy similares son los servicios proporcionados por Moneylover o por Moneywiz, aunque esta última tiene un coste de cinco euros mensuales. Su gran ventaja es que puede usarse en los dispositivos móviles –smartphones, tabletas o smartwatches–, pero también en los ordenadores, sincronizándose los datos futuros en cada uno de los dispositivos en los que se use la app.

Al igual que Fintonic, Moneywiz monitoriza cuentas bancarias, tarjetas de crédito, préstamos e inversiones, así como otras transacciones que sean introducidas de forma manual por el usuario, y permite crear presupuestos para ciertas partidas que se añaden de forma automática a cada una de ellas. La aplicación también dispone de una versión gratuita, pero no incluye la sincronización de las cuentas bancarias ni los datos de la app en cada uno de los dispositivos en los que está instalada.

No obstante, para que ambos programas tengan acceso a todos estos datos, el usuario debe proporcionar sus claves de acceso a la banca (aunque no aquellas que permiten realizar transferencias), lo que puede suponer ciertos reparos para los más preocupados por la ciberseguridad. Las tres aplicaciones garantizan la seguridad de su sistema e incluso cuentan con opciones de bloqueo para acceder a la app a través de un código o una huella dactilar.

Monefy, sin embargo, no da lugar a que se gene­ren temores a un robo en las cuentas bancarias: todos los gastos son introducidos de forma manual por el usuario y sincronizados con otros dispositivos a través de Dropbox. No obstante, por el momento, la aplicación solo está disponible en inglés.

Asimismo, si lo que se busca es ahorrar en determinados productos, también hay aplicaciones especializadas que permiten encontrar las estaciones de servicio con la gasolina más barata o los supermercados que ofrecen un producto determinado al menor precio.

Las ‘apps’ de los bancos

De un tiempo a esta parte, los bancos han comenzado a ofertar también servicios de gestión de las finanzas personales a través de sus plataformas online, como Bankia, o de aplicaciones propias para los móviles y tabletas. Santander Money Plan, por ejemplo, ofrece al usuario la posibilidad de incorporar las cuentas de esta entidad, pero también las de otros bancos para que el cliente tenga una visión completa de sus finanzas.

BBVA Bconomy permite, además, comparar los gastos personales con los de otros clientes con perfiles similares para descubrir la manera de ahorrar. BBVA Baby Planner va un paso más allá y proporciona una estimación del dinero que puede suponer la llegada de un bebé a la familia, tanto por la compra de equipamiento básico (carrito o silla para el coche) o por los desembolsos mensuales en alimentación, higiene o ropa. Asimismo, realiza un estudio de cuál sería el impacto económico de una reducción de jornada o una excedencia.

Archivado en:

Y además:

Outbrain