Andorra aspira a ser miembro del FMI en los próximos meses

Inicia en septiembre el intercambio automático de información fiscal

El Gobierno impulsa las fusiones bancarias en el país

El ministro de Finanzas de Andorra Jordi Cinca
El ministro de Finanzas de Andorra Jordi Cinca Europa Press

Novedades en el sector financiero andorrano. Este pequeño país soberano del suroeste de Europa quiere dar más a conocer su sistema financiero, sus bondades y quitarse de una vez por todas la espinita del pasado de ser un país opaco. Considera que eso es el pasado, y está dando pasos para ser más transparente y jugar con las mismas reglas que en el resto de Europa.

De momento, el ministro de Finanzas del Gobierno de Andorra, Jordi Cinca, ha asegurado hoy que el país quiere iniciar en apenas dos meses, en septiembre, el intercambio automático de información fiscal con España, que ahora se realiza únicamente bajo demanda.

En una jornada informativa organizada por el Gobierno andorrano y por la patronal bancaria del país, Andorran Banking, Cinca ha adelantado que el objetivo es que el intercambio automático de datos sea efectivo ya el primer año con 41 países, que serían todos los de la Unión Europea
y otros 13 de la OCDE. La cifra, ha añadido, iría aumentando paulatinamente y superaría
los 80 países en 2020.

Además, espera adherirse al Fondo Monetario Internacional (FMI)  el año que viene, lo que le permitirá, no solo abrir su imagen de transparencia ante la vigilancia de este organismo, sino sobre todo contar con un organismo que le permitirá obtener préstamos si lo necesita, algo que al carecer también de un banco central le resulta muy positivo, según explicaron banqueros y políticos en estas jornadas. La participación del Principado en el organismo de gobernanza financiera internacional dará más estabilidad y credibilidad al sistema financiero andorrano.

Su sistema bancario también busca la transparencia a toda costa, y no descarta en un futuro contar con un banco central doméstico, aunque no sea andorrano. Consideran que lo mejor es adherirse a alguno de los ya existentes en los países vecinos como el Banco de España o el Banco de Francia.
Sobre el intercambio de información que ha anunciado Cinca, hasta el momento, solo existe el intercambio de información fiscal con otros países bajo demanda, por lo que se trata de un avance considerable, que se une a otros alcanzados en los últimos años, como los acuerdos
de doble imposición fiscal o las distintas medidas alcanzadas para prevenir
el blanqueo de dinero, ha recordado el ministro.

Todo ello, ha explicado Cinca, con el objetivo de adaptar la normativa fiscal y bancaria a la de los países del entorno, especialmente los de la UE, con el fin de que Andorra sea percibida como un destino fiable y transparente para las inversiones extranjeras, lo que en la práctica es una apertura económica en toda regla.

En lo que constituye el primer acto informativo de estas características, el objetivo del Ejecutivo andorrano es presentar todos los cambios legislativos y de todo tipo acometidos en el sector financiero y económico en los últimos siete años para homologar la normativa del país a la de su
entorno y "ser más competitivos en un mundo globalizado".

Según ha explicado el ministro, cuando llegó al Gobierno, en 2011, la economía andorrana estaba "muy concentrada" y las leyes eran proteccionistas, lo que significa que no se daban facilidades a empresas de otros países para instalarse allí, por lo que se inició una apertura generalizada,
articulada a través de profundos cambios normativos.

El objetivo era que todas estas normas fiscales, bancarias, supervisoras y monetarias, estuvieran homologadas con los países del entorno, aunque adaptadas a la realidad y el tamaño del país, y pudieran ser "reconocibles" y "evaluadas" por la comunidad internacional".

Según ha asegurado Cinca, "sería fácil" vincular estos cambios al Gobierno actual, pero lo cierto es que todos ellos tuvieron un respaldo parlamentario mayoritario.

Se trata de cambios "estructurales, que van a definir un nuevo país", por lo que el mensaje de compromiso que lanzan va más allá de las próximas elecciones, previstas en principio para la primavera de 2019, ha añadido.

Otra de las asignaturas de Andorra es la reestructuración de su sistema financiero. Existen cuatro bancos (Andbank, Crédit Andorrá, MoraBanc y Banc Sabadell) para una población de menos de 80.000 habitantes. El Gobierno, según explican fuentes financieras andorranas, ya reclamó el pasado año una concentración en el sector, con la reducción a dos o tres bancos, pero los protagonismos de sus accionistas (generalmente familias dueñas de las entidades) dificultan estas operaciones de fusión. No se esperan, de hecho, fusiones en los próximos meses, aunque no se descarta que se produzcan en 2019.


Por último, en el turno de preguntas, Cinca ha respondido a diversas cuestiones sobre la caída del banco andorrano BPA y su filial española, el Banco de Madrid, y ha asegurado que actuaron con mucha celeridad y lograron conservar la gran mayoría de los depósitos.

Tras reconocer la gran repercusión internacional que tuvo el asunto, ha explicado que no se puede negar lo que ocurrió, pero que merecen "disociar", pues el país lo gestionó y el objetivo ahora es "evitar que se repita", por lo que hay que dejar que el poder judicial se ocupe de resolver los
muchos procesos judiciales que hay abiertos.

Los hechos se remontan a marzo de 2015, cuando el Instituto Nacional de Finanzas de Andorra tomó el control de BPA tras ser acusada la entidad por Estados Unidos de participar en la captación de fondos del crimen organizado.

Andorra finalizó el secreto bancario a comienzos de este año. Se espera que en septiembre Hacienda reciba información de los clientes españoles de bancos andorranos con cuentas por encima del millón de euros. Más adelante llegarán datos de los contribuyentes con menores cuantías. El Principado, uno de los refugios fiscales favoritos a este lado de la frontera hasta hace meses, levantó por primera vez el secreto bancario en enero, al mismo tiempo que otros países considerados opacos.

 

Normas